Blog volver

| 6 cosas que sólo entiendes cuando eres miope


¿Alguna vez has dejado a alguien con el saludo en la mano? ¿Tienes que acercarte  y achinar los ojos para conseguir saber que está mirando todo el mundo?

La miopía es una deficiencia visual que hace que veas los objetos lejanos borrosos. La imagen se forma delante de la retina, por lo que no llegas a verla completamente formada. De hecho hay veces, que incluso con lentes de contacto o gafas no consigues enfocar completamente.

En general existen dos tipos de miopía:
         *La simple: normalmente es menor a 6 dioptrías
         *La miopía magna: tiene una graduación más alta y en ocasiones, el globo ocular puede ser un poco más largo de lo normal

Si eres miope, ya habrás experimentado los inconvenientes de no ver bien de lejos. Pero no te preocupes, no estás sólo. El día a día de los miopes tiene su punto gracioso y hay que saber llevarlo con una sonrisa.

Situaciones que todo buen miope ha pasado o tendrá que pasar: 

Ignorar a tus amigos sin querer para evitar quedar mal en medio de la calle: Seguro que más de una vez has creído ver a alguien conocido y mientras agitabas las manos y gritabas ‘Hola, Hola’,  te has dado cuenta que ‘ese alguien’ no es quién pensabas. Por ello, ahora cuando te saludan y no estás seguro de que sea a ti, prefieres ignorarlo hasta que estás lo suficientemente cerca.

Ir al cine y olvidar las gafas: ¡Olvidé las gafas! Es habitual que miopes con poca graduación sólo usen las gafas para estudiar, ver la tele o trabajar. Seguro que más de una vez has ido a echar mano de ellas y te has dado cuenta que no las llevas encima. ¿Y ahora qué? Si estás en el cine no te queda otra, hoy no es el día para ponerte en la última fila.

Sentir un ‘subidón’ de alegría cuando revisas tu graduación y no te ha variado: Los miopes suelen ser duros. Muchos no acuden al oftalmólogo  u óptico hasta que realmente se ven en problemas. Sobre todo durante los primeros años de miopía, las dioritas suelen aumentar. De hecho, tú mismo sabes que no ves igual  y eso no te gusta. Pero tranquilo, es habitual  llegar a un punto en que la deficiencia visual no aumenta y las revisiones comienzan a ser agradables. ¿Verdad que es maravilloso cuando el óptico te dice que está todo igual?

¿Cómo pueden ensuciarse tanto los cristales y yo sin darme cuenta? Intentas no tocarlas, es más,  seguro que piensas que apenas  lo haces. Y sin saber cómo, los cristales siempre acaban llenos de suciedad. Lo peor de todo es que tú no te das cuenta hasta que alguien te lo dice o te quitas las gafas, y al trasluz, ves como hay huellas de tus dedos por todo el cristal.

Momento ‘Ohhh no, se me han empañado las gafas’: Sí, no eres al único al que le pasa. De hecho, suele pasar en los peores momentos. Tú andas feliz y entretenido,  y de repente un cambio de temperatura te nubla los cristales como si estuvieras en el mismísimo Londres.  Lo peor de todo, es que  aquel que lo presencia siempre esboza una sonrisilla. Y hemos de reconocer que tiene su punto gracioso.

Desear que tus gafas tuvieran unos mini-parabrisas: Sí, la lluvia es otro de los fenómenos atmosféricos que joroban a los miopes. No puedes quitarte las gafas porque sin ellas no ves, pero tampoco ves bien porque las gafas están llenas de mini gotas.

Y  para tí, ¿cuál es la peor parte de ser miope? No te preocupes, afortunadamente hoy las gafas son un complemento de moda que no sólo sientan fenomenal; sino que te dan un toque diferente y especial. Hay personas que a pesar de gozar de una vista perfecta llevan gafas sólo por estética. Algo bueno tenía que tener ser miope, ¿no?

Tanto en las ópticas de Valladolid como en la óptica de Madrid, podrás encontrar una gran variedad de monturas que te harán lucir la miopía con mucho estilo. Además, recuerda que también puedes pedir lentillas on-line o encargarlas en cualquier centro de Todo Óptica.  

Volver