Blog volver

| 7 tips para mantener tus gafas en perfecto estado

Si utilizas gafas, es imprescindible mantenerlas limpias y bien cuidadas. Para ello, lo más importante es lavarlas con frecuencia y, además, hacerlo de la forma correcta, ya que  limpiarlas de cualquier manera puede estropear los cristales. Sólo de esta forma podremos maximizar nuestra visión y alargar la duración de nuestras gafas.

Es mucho más habitual de lo que creemos, las personas que llevan las lentes sucias o con los cristales rayados. Desde Todo Óptica, te recomendamos seguir estos para mantener vuestros cristales como el primer día.

1. Cuando laves tus gafas graduadas, lo más recomendable es que lo hagas con agua y jabón. Coloca los cristales debajo del grifo y después echa el jabón y frota con cuidado con tus dedos. Acláralas y quítales las gotas de agua con papel higiénico o un paño suave y sin costuras. Posteriormente y, para que queden perfectos, termina de secarlos con la gamuza que viene en el estuche de tus gafas.

2. Si por cualquier cosa no tienes la posibilidad de limpiarlas con agua y jabón, entonces utiliza sprays o toallitas específicos para gafas y sécalos después con el paño de microfibra mencionado anteriormente.

3. En el caso de la montura, para limpiarla hazlo igual que con los cristales, con agua y jabón de manos. Pero esto no es lo más importante. Seguramente y sobre todo, si utilizas gafas con monturas metálicas, habrás observado que muchas veces se abren o se tuercen. Eso se debe a que te pones y te quitas las gafas de forma incorrecta. Recuerda que siempre hay que ponérselas y quitárselas con las dos manos, nunca con una, ya que ejercerás más fuerza sobre una patilla y terminarás deformándola.

4. Guarda las gafas cada vez que te las quites en un estuche rígido. Así evitarás que se rocen por estar en contacto con cualquier objeto, se ensuciarán menos y se reducirá enormemente la posibilidad de rotura de las mismas.

5. Para evitar que se rayen los cristales, nunca apoyes las gafas boca abajo, independientemente de la superficie de la que se trate, ya que existe un elevado riesgo de que se produzca cualquier tipo de roce.

6. Si tienes gafas con montura de plástico, evita exponerlas a fuentes de calor, así como dejártelas en el coche especialmente en verano, ya que esto puede provocar que con el calor la montura se deforme.

7. Acude a tu óptica al menos una vez al año para que revisen tus gafas y en caso de haber sufrido cualquier daño te lo arreglen, ya que esto aumentará la comodidad para ti y para tus ojos.

¿Crees que tus gafas están tan bien como deberían? Ven a vernos a nuestras ópticas de Valladolid o de Madrid y te las revisaremos sin compromiso.

Volver