Blog volver

| 8 consejos para evitar la conjuntivitis en verano



Comenzaremos por explicar que la conjuntiva es esa capa transparente que recubre la parte blanca del ojo (esclera) y el interior de los párpados.

Aunque la conjuntivitis suele ser una de las patologías oculares más frecuentes, no suele ser grave.

Tipos de conjuntivitis:

> Conjuntivitis alérgica, suele ser la más frecuente en verano. No es contagiosa, se produce por algún tipo de agente externo, como el agua de las piscinas, el polen o la sal del mar. Produce irritación, fotosensibilidad, picor, enrojecimiento, congestión nasal y lagrimeo. Las lágrimas actúan como protectoras, ya que sus proteínas y anticuerpos, combaten las bacterias.
Su duración depende del tipo de alergia y del grado de exposición al agente causante de la conjuntivitis. Desaparece en unos días, siempre que dejemos de tener contacto con el alérgeno.

> Conjuntivitis bacteriana. Es contagiosa a través de las manos o cualquier elemento que haya estado en contacto con los ojos. El ojo produce una mucosa pegajosa de color verde/amarillenta o verde y suele afectar a los dos ojos. Una vez empezado el tratamiento, suele durar entre una semana y diez días.

> Conjuntivitis vírica. Es muy contagiosa y el agente que la produce es un virus, como el del catarro. Puede afectar solo a un ojo o a ambos, se puede propagar por los estornudos la tos o por contacto. Puede llegar a durar entre una y dos semanas.

De todos estos tipos, la más común en esta época es la conjuntivitis alérgica, ya que suele ser estacional.

Pautas para evitar la conjuntivitis en verano:

> Extrema las medidas higiénicas, lávate las manos y no te toques nunca los ojos con las manos sucias, sobre todo si usas lentillas.

> Es recomendable no usar lentillas para bañarse, ni en la piscina, ni en el mar.

> Protege tus ojos del sol, de la arena, el polen o el polvo, con gafas de sol homologadas, adquiridas en un establecimiento especializado y con el filtro más adecuado según la actividad que vayas a realizar.

> Utiliza gafas para nadar en la piscina, el río o el mar, protegiéndote de la presencia de microrganismos presentes en el agua.

> Dúchate al salir del agua, con agua limpia, sobre todo la cara y los ojos.

> No te frotes los ojos, si has estado en contacto con la arena o el césped.

> No compartas toallas, estas deben de estar secas y limpias, ya que la humedad favorece la aparición de moho y bacterias.

> No compartas los productos cosméticos, sobre todo los protectores faciales. Si has usado cosméticos durante la conjuntivitis, debes deshacerte de ellos.

En Todo Óptica insistimos en que una buena salud visual es sinónimo de calidad de vida porque a través de los ojos nos relacionamos con el mundo.

Recuerda, ahora con la compra de tus gafas graduadas, ¡tus gafas de sol gratis! ¡Aprovecha nuestra promoción y renueva tu look este verano!

Volver