Blog volver

| Ambliopía u ojo vago


Una revisión ocular temprana, ayuda a detectar a tiempo problemas que posiblemente se solucionen totalmente, ya que el sentido de la visión se está desarrollando y corregirlo es más fácil.

Entre los problemas visuales está la ambliopía u ojo vago. Consiste en la disminución visual, generalmente en un solo ojo, y es la causa más común de problemas de visión en los niños. Esta patología se suele detectar en la infancia y si no se descubre a tiempo es posible que no se pueda corregir.

La principal causa es que un ojo se utiliza menos que el otro, como resultado de un estrabismo (cada ojo mira en una dirección).
También se puede deber a la existencia de una gran diferencia de graduación entre uno y otro ojo, lo que se conoce como anisometropía (dominio de un ojo sobre el otro).

El tratamiento suele consistir en gafa con una graduación adecuada o bien la oclusión ocular (parche) que se basa en tapar el ojo dominante y dejar el ojo vago al descubierto para estimular su uso. También es recomendable realizar ejercicios de agudeza visual.

Hay que tener muy en cuenta que si este tratamiento se realiza durante el desarrollo del niño, la llamada época de plasticidad cerebral (hasta los 8 años), la recuperación de la visión suele ser total, en la mayoría de los casos.

Queremos hacer hincapié en que no es fácil de detectar, por eso es tan importante hacer una revisión ocular al bebé a los 6 meses, al año de edad y luego con una periodicidad anual.

Otra cosa que hay que tener en cuenta es que a ningún niño le suele gustar tener un parche en el ojo, aunque actualmente hay parches con todo tipo de dibujos que pueden hacer más llevadero el tratamiento.
El apoyo de la familia es esencial para que el niño sea consciente de que el tratamiento es necesario para su salud visual.

En Todo Óptica te recomendamos que te asegures de que el pediatra le haga una revisión ocular y no olvides comentarle si existe algún antecedente familiar.

Volver