Blog volver

| Astigmatismo infantil



El astigmatismo se produce cuando la córnea (la capa más externa y transparente) no presenta la misma curvatura en todas las zonas, tiene áreas irregulares. Por eso, cuando recibimos la luz procedente de los objetos, se enfoca en más de un punto de la retina provocando la visión borrosa y distorsionada. Con una visión normal enfocaríamos en un solo punto.

La labor de la córnea en la visión es sumamente importante, ya que refracta la luz para que la imagen que estamos viendo se proyecte en la retina. La luz se transforma en impulsos nerviosos que, a través del nervio óptico, se trasladan al cerebro.

La causa de esta irregularidad suele ser genética, aunque también puede producirse por un traumatismo o alguna enfermedad. Por eso, si uno de los padres o los dos, la padecen, es importante tener una mayor atención ya que la probabilidad de que el niño la padezca es mayor.

Como el ojo va cambiando con la edad, la graduación también debe ir cambiando. Como casi todos los problemas, ya sean visuales o no, cuanto antes se detecte, mejor.

El astigmatismo infantil suele ir asociado con otros problemas visuales como la hipermetropía o la miopía, por lo que, detectarlo cuanto antes, ayudará a solucionar estos problemas que pueden llegar a tener una gran importancia en los resultados académicos del niño. Está demostrado que un alto porcentaje del fracaso escolar se debe a problemas de visión.

Hay una serie de síntomas que nos pueden alertar de este problema:

> Guiñar los ojos para intentar enfocar mejor.
> Ojos enrojecidos.
> Dificultad para seguir la línea de lo que se está leyendo, escribiendo o ver la pizarra.
> Picor en los ojos.
> Mareos.
> Fatiga visual.
> Torcer la cabeza buscando un ángulo en el que ver mejor.
> Dolores de cabeza.


Si los profesores detectan estos problemas, deberán comunicárselo a los padres, si no lo han notado ellos antes, para corregirlos cuanto antes.

Para corregir el astigmatismo infantil, sería necesario el uso de gafas con lentes o cristales tóricos o cilíndricos, que contrarresten la irregularidad de la curvatura de la córnea. Y más adelante se puede contemplar el uso de lentes de contacto.

Desde Todo Óptica queremos recordarte que este problema se puede detectar con un examen visual de rutina, por eso es tan importante hacerse una revisión ocular como mínimo una vez al año y en los niños, especialmente, antes de empezar el curso escolar.


Volver