Blog volver

| Beneficios de la chufa para la salud visual



Un estudio reciente sobre el “Efecto del consumo de chufa en la salud ocular”, ha concluido que ingerir una pequeña cantidad de chufas a diario, mejora la salud visual.

Pero incluso antes de este estudio, la chufa ya era considerada por muchos como un “superalimento”, debido a sus propiedades, es una fuente de minerales:

> Calcio, que ayuda a mantener los huesos y dientes sanos, además interviene en la trasmisión del impulso nervioso y la coagulación sanguínea.

> Magnesio, esencial para adherir el calcio a los huesos, combatir la osteoporosis y la caries. El magnesio es esencial para el funcionamiento de nuestro cuerpo, nos proporciona energía y fuerza. 100 gr de chufas nos proporciona el 17% de la cantidad diaria necesaria de este mineral.

> Potasio, sodio, fósforo y zinc, todos ellos necesarios para nuestro organismo

Son ricas en vitaminas E y C, antioxidantes que favorecen la ralentización de la degeneración macular y las cataratas.

Entre sus efectos beneficiosos: protegen el sistema cardiovascular, mejoran la digestión de los alimentos, estimulan la función del sistema inmunológico, ayudan a reducir el colesterol, combaten los radicales libres, no contienen gluten, ni fructosa ni lactosa, lo que las convierte en un sustituto ideal a la leche de origen animal. Mejoran la cicatrización de las heridas, contienen una gran cantidad de fibra, y debido a su gran poder nutricional, están recomendadas en épocas de estrés y cansancio físico y mental.

Si a todo esto, le añadimos el resultado del estudio desarrollado por la Unidad de Investigación Oftalmológica 'Santiago Grisolía' de la Fundación para la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Generalitat (Fisabio), el Centro de Especialidades Monteolivete, el Hospital de Manises y el Centro de Estudios Oftalmológicos CEOVA, no vamos a poder vivir sin ellas.

El estudio se basó en un  grupo de 20 mujeres con el síndrome del ojo seco, de entre 45 y 70 años que pasaban, como mínimo, 6 horas frente a pantallas de visualización de datos, y a las que previamente se les realizaron distintas pruebas para evaluar la calidad de la lágrima y la gravedad del síntoma del ojo seco.

Durante un mes, su dieta se complementó con la ingesta diaria de 30 gr de chufas. Al cabo de este tiempo se comprobó que la calidad y la cantidad de la lágrima, así como la gravedad del síntoma del ojo seco, mejoraron notablemente.

Así que, como conclusión, la chufa aporta minerales, vitaminas, proteínas vegetales, carotenoides y ácidos grasos poliinsaturados beneficiosos para nuestra salud general y de manera particular, para mejorar los síntomas relacionados con el ojo seco.

Desde Todo Óptica queremos recordarte la importancia de una alimentación sana y equilibrada, para la salud de tus ojos.

Volver