Blog volver

| ¿Cada cuánto acudir al oftalmólogo?

Somos así, y no lo podemos evitar. A la mayoría de las personas no les gusta ir al médico y sólo acuden a la consulta cuando es estrictamente necesario. Sin embargo, esta actitud frente a la salud puede resultar peligrosa. La prevención es fundamental para evitar enfermedades, pero una detección temprana de un problema de salud puede llegar a salvarte la vida. De aquí la importancia de  acudir a nuestras revisiones médicas según lo marca la OMS y nuestro Ministerio de Sanidad.

Es curioso que a pesar de que los ojos son dos órganos fundamentales, las visitas al oftalmólogo suelen ser poco frecuentes a nivel de revisiones. 
Seguramente al pensar en la figura del oftalmólogo  se te viene a la cabeza ‘el doctor al que hay que visitar si no vemos bien.  Nada más lejos de la realidad,  existen muchas otras patologías que pueden ser detectadas antes de convertirse en un verdadero problema.

En las revisiones oftalmológicas no solamente detectarán si ves bien o mal, se realizan varios exámenes y estudios muy importantes en los que se puede descubrir si tienes algún problema como: Glaucoma, cataratas, desprendimiento de retina, diabetes, entre otras. El tiempo ideal entre visita y visita al oftalmólogo es una vez al año, aunque es imprescindible ir al menos una vez cada dos años. No obstante los intervalos temporales pueden cambiar en función de la edad y si tienes alguna deficiencia visual o no.

En edades muy pequeñas suele ser el pediatra quién revisa los ojos y evalúa la calidad de visión, en caso de encontrar algo extraño os enviará al  oftalmólogo. En caso de que hayan existido problemas graves en la familia, es importante que desde los 2 años se mantenga al pequeño en constantes revisiones.

Es muy importante revisar a los niños antes de llegar a los 6 años para descartar que tenga algún problema visual, ya que en muchas veces puede afectar al rendimiento en la escuela.

Para saber si un niño tiene problemas visuales hay que observarlo mucho y detectar ciertos síntomas como puede ser: acercarse mucho a los libros, dolores de cabeza, entrecerrar los ojos, guiños constantes, ojos rojos o tener posiciones diferentes cuando están mirando la televisión. Si existe cualquiera de estos problemas debemos tener las precauciones adecuadas y llevarlos a una revisión. Aquí puedes encontrar más información en este tema: ¿Cómo sé si mi hijo ve bien?

De los 16 a los 20 años es importante realizar una visita cada año para poder prevenir problemas o detectar algún cambio en la visión.

Entre los 20 y 40 años si no tienes problemas visuales una visita cada dos años es suficiente, recuerda incluir exámenes visuales y estudios más en profundidad  cada 5 años.

Pasando los 40 años se recomienda ir al oftalmólogo cada dos años, dependiendo si existe algún problema en particular. En caso de padecer diabetes y glaucoma se debe tener una revisión por lo menos cada año.

De los 60 en adelante se recomienda una revisión cada dos años siempre y cuando no haya ninguna situación particular. Si existe algún problema relacionado con los ojos se debe revisar inmediatamente y mantener revisiones periódicas.

En todos los casos la periodicidad de la visita dependerá de la salud visual de cada persona.

En casos de enfermedades como glaucoma o diabetes es sumamente importante mantener un seguimiento con el doctor para saber cómo van las cosas. Y recuerda, si notas algún cambio drástico en tus ojos, es urgente ir al oftalmólogo para descartar cualquier problema grave. 

Apunta tu próxima revisión y ven a vernos a Todo Óptica, tus ópticas en Valladolid y Madrid, te daremos las claves para mantener tu visión en perfecto estado.

Volver