Blog volver

| ¿Cómo acertar con mis nuevas gafas?

Antes de analizar el tipo de rostro, cabe destacar ciertas pautas que deberás cumplir prácticamente sin excepción a la hora de escoger tus nuevas gafas. En primer lugar, deben de ser de tu talla; esto quiere decir que las cejas no queden mas bajas que la montura, que no toquen o apoyen en las mejillas, y que por los laterales no sobresalgan de la línea que marcaría la sien.

De manera más específica, analizaremos los tipos de rostro y la elección adecuada para cada uno.

Rostro redondo: si tienes una cara redonda lo mejor sería intentar alargar su imagen. En este caso deberás buscar una montura con formas estrechas, rectangulares y alargadas que ensanchan la cara; optar por puentes transparentes que dan espacio a los ojos y que las varillas tengan la unión en la parte superior. Deberás evitar a toda costa las gafas pequeñas y desproporcionadas. La solución ideal serían unas monturas con forma de mariposa.

Rostro cuadrado: si tu cara es más bien cuadrada deberemos intentar suavizar las formas, por eso la opción ideal sería una montura con formas ovaladas o redondas y mejor que sean estrechas; las varillas centradas son las mejores. No caigas en la tentación de elegir unas gafas cuadradas o rectangulares, porque esto solo resaltará tus formas faciales.

Rostro rectangular: en este caso lo mejor será intentar acortar y achatar visualmente el rostro, para ello lo mejor son unas gafas que cumplan los siguientes requisitos: mejor que sean de montura alta, y no debes de temer a las varillas decoradas. Tampoco es malo que el puente sea bajo, así acortarás la longitud de la nariz y consecuentemente la de la cara. No utilices gafas que alarguen la cara, es decir, huye de lo recomendado para un rostro redondo. Las wayfarer de Ray-Ban serán una buena opción.

Rostro triangular: si tu cara se va ensanchando desde la frente a la barbilla, debes intentar que tus nuevas gafas estrechen el mentón y doten a la frente de anchura. Las directrices a seguir para conseguirlo son una media montura superior, es decir, que “pese” mas visualmente por arriba que por abajo, para esto también puedes optar por decorar la parte superior. Nunca optes por varillas bajas, porque acentúan la parte inferior. Para este caso las estilo mariposa tampoco están mal.

Rostro triangular invertido: al contrario que en el caso anterior, ahora nos interesa potenciar la parte baja de la cara, para ello debes seguir los pasos contrarios a la forma triangular, y evitar en la medida de lo posible lo recomendado para ese otro tipo de cara. Por eso, opta por gafas sin montura o que la montura este más recargada en la zona baja.

Rostro con forma de diamante: en este caso deberemos intentar que la zona de las mejillas y los ojos parezcan más elevados. Para conseguirlo opta por gafas que enfaticen la zona baja de los ojos y que no los resten protagonismo. Huye de las gafas con montura estrecha y que resalte los ojos. Son prácticamente los que más opciones tienen, pueden elegir gafas ovaladas, sin montura o con una ligera forma de mariposa incluso.

Rostro ovalado: si este es tu tipo de rostro estás de enhorabuena, porque es el que más estilo tiene para llevar gafas, de ahí que tu única preocupación sea no elegir unas gafas desproporcionadas y seguir los consejos del principio para que sean de tu talla. Todas las gafas que cumplan estos requisitos te sentarán bien.

Si aún te queda alguna duda para escoger tus nuevas gafas, no dudes en acercarte por alguna de las tiendas de Todo Óptica y los mejores profesionales te ayudarán con tu elección.

Volver