Blog volver

| ¿Cómo afectan las alergias a mis ojos?

Cada vez es más frecuente la aparición de distintos tipos de reacciones alérgicas en nuestro organismo. Dependiendo de cuál sea la fuente que provoca la alergia, suele afectar a unos órganos u otros.

En el caso de la vista, se ve afectada sobre todo por las “alergias estacionales”. Y es ahora, en esta época del año, cuando tienden a manifestarse de forma más agresiva.

La alergia es la respuesta que da nuestro organismo ante la presencia de un alérgeno. Los alérgenos son partículas del ambiente, que en aquellas personas suscepibles a ellos, su propio organismo desencadena una respuesta alérgica, generalmente, localizada. Los más habituales son los ácaros del polvo, el pelo de las mascotas, los pólenes, mohos, picaduras de insectos y los cosméticos.

Una de las partes de nuestro cuerpo que más sufre los síntomas son los ojos, por lo que hay que tratar de evitar que se produzca cualquier tipo de reacción, ya que resulta tan incómodo como dañino. Desde Todo Óptica, como expertos en salud visual, te recomendamos... 

Prevención:

Si tu alergia se debe a un agente ajeno a su hogar, cierra todas las ventanas y, sobre todo, evita salir de casa en los días más calurosos y con más viento, y si lo hace, toma antihistamínicos antes de hacerlo y, si fuera necesario, utilizar también un colirio. Además, se recomienda utilizar gafas de sol, de tal forma que el impacto del alérgeno sea menos agresivo.

Los síntomas más comunes son:

* Fuerte picor, o incluso ardor en los ojos.
* Ojos llorosos.
* Enrojecimiento de los ojos.
* Secreciones oculares.
* Hinchazón de los párpados.

Una vez han comenzado los síntomas, el tratamiento consiste en:

* Evitar, en la medida de lo posible, exponerse al alérgeno.
* Utilizar lágrimas artificiales para evitar la sequedad, así como para limpiar el ojo.
* Tomar antihistamínicos orales.
* Colocar compresas frías sobre los ojos.
* Recurrir a la utilización de gotas antiinflamatorias o antihistamínicas, conocidas como 'colirios', pero sin abusar de su uso.
* Si los síntomas siguen sin desaparecer, recurrir al uso de corticoides.

Habitualmente, los síntomas remiten con este tratamiento. Si no es así, acude al médico de cabecera u oftalmólogo y te proporcionará la solución adecuada para su caso.
Si te quedan dudas, puedes pasar por nuestras Ópticas en Valladolid o en Madrid. 

Volver