Blog volver

| Cómo aplicar el colirio correctamente



Existen varios tipos de colirio, que contienen diferentes principios activos, dependiendo de la patología ocular que se vaya a tratar. Pueden llevar agentes antiinflamatorios, antiinfecciosos y también los hay para el tratamiento de enfermedades como el glaucoma.

También se denominan así las soluciones oftálmicas cuya función es lubricar el ojo, por ejemplo, las lágrimas artificiales, que ayudan a paliar la sequedad ocular. Esta patología es una de las más comunes durante estos días, como consecuencia del uso excesivo de las nuevas tecnologías y del teletrabajo. Ya os contamos en un blog anterior cómo protegernos y evitar molestias oculares.

Antes de empezar a utilizar colirio, debemos consultar con el oftalmólogo o nuestro óptico/optometrista, para que sea él quien nos paute el tipo adecuado y no optar por el que nos ha recomendado alguien cercano porque le ha ido bien.

Cuando empecemos a usarlo, debemos tener en cuenta cuánto tiempo dura, es decir, su caducidad una vez abierto, normalmente suele ser un mes.

Debemos ser muy meticulosos con la higiene y lavarnos bien las manos antes de aplicarlo, mantener cierta distancia entre nuestros ojos y la punta del recipiente, y por supuesto, evitar cualquier contacto con los ojos.

Una vez aplicado el colirio, debemos mantener los ojos cerrados durante unos segundos y después parpadear varias veces, ya que ayudará a extender el producto por toda la superficie ocular.

Por último, retirar con cuidado el líquido sobrante, sin frotar.













No debemos compartir los colirios con nadie, la probabilidad de contagio de algunas infecciones, como la conjuntivitis, puede ser muy alta.

En Todo Óptica comercializamos las gotas oftálmicas lubricantes Systane Complete, un tratamiento completo para la sequedad ocular, que hidrata y protege nuestros ojos.

Volver