Blog volver

| Cómo elegir las gafas adecuadas para los niños



Una vez que has acudido con tu hijo a la revisión visual y os comunican que necesita usar gafas, hay una serie de datos que debéis tener en cuenta.

> Lo primero es quitar hierro al asunto, normalizar que deba usar gafas. Hay hacer que no se sienta diferente, como si fuera un defecto o la posibilidad de que sus compañeros se vayan a burlar, hay que darle seguridad.

> Dejarle que colabore en la elección de las gafas, al fin y al cabo, las va a llevar todos los días y debe verlas con agrado para que le apetezca usarlas.

> Las monturas deben ser resistentes, ligeras, cómodas y seguras. Las monturas de silicona son las idóneas para los más pequeños ya que son resistentes a las roturas y además flexibles.

Para los niños mayores de 5 años podemos optar por las de acetato, más difíciles de romper y que además camuflan mejor el grosor de las lentes. Otra opción serían las monturas metálicas, pudiendo ser de titanio si el niño tiene alergia al níquel.

> Las lentes deben ser orgánicas. Además de ser ligeras, son más seguras porque presentan una buena resistencia a los impactos y caídas.

> El tamaño debe ser el adecuado. Dependiendo del tamaño de las órbitas de sus ojos, el centro de las gafas debe coincidir con las pupilas. Deben ser lo suficientemente grandes para cubrir el campo de visión, sin exceder la línea de las cejas. Lo ideal es ir cambiándolas a medida que crezca.

> Es conveniente que preguntes a tu óptico-optometrista sobre lentes con tratamientos especiales, como los antirreflejos o antirayaduras, buscando siempre la mayor calidad óptica posible.

> Para practicar deporte existen monturas especiales, cómodas y seguras ante movimientos rápidos o posibles golpes.

> Es indispensable que las gafas estén bien ajustadas para que no se muevan al bajar la cabeza o girarla. La parte que rodea a las orejas debe ser flexible para que no le haga daño.

Es aconsejable el uso de stoppers en las patillas o una cinta elástica, aunque esta, puede resultar incómoda.

Los puentes deben ser cómodos, blandos y ajustables, para que el peso de la montura se reparta y no le haga daño.

> Tener unas gafas de recambio es esencial. Por la propia actividad del niño, es posible que se le rompan, y así no tendrá que estar limitado hasta adquirir unas nuevas.

En Todo Óptica disponemos de una gran variedad de gafas para que podáis elegir las más adecuadas y convenientes, la salud visual de los niños debe ser una prioridad.

¡Ven a visitarnos, aprovecha nuestra promoción “Vuelta al cole”!  Podréis adquirir dos gafas graduadas al precio de una.

Volver