Blog volver

| Cómo evitar molestias oculares con el teletrabajo



Las circunstancias especiales que estamos viviendo han obligado a muchas personas a realizar su trabajo en casa y a los estudiantes a seguir las tareas escolares o universitarias. Si a esto le sumamos que nuestros ratos de ocio también los desarrollamos frente a las pantallas, corremos un serio riesgo de abusar de los dispositivos electrónicos, exponiéndonos durante más tiempo a la luz azul que estos emiten.

Según los últimos datos, el tráfico en las redes se ha incrementado un 40%, la consecuencia es que los ojos se cansan al mantener el mismo foco de visión, agravando el síndrome del ojo seco y la fatiga visual.

Además, según un estudio de ‘Visión y vida’, la sobreexposición a las pantallas y pasar poco tiempo al aire libre en la infancia inciden en el desarrollo de la miopía.

En estos momentos, reducir la exposición a los aparatos electrónicos es prácticamente imposible, pero sí podemos seguir unas pautas para evitar futuras patologías y sobrecargar la visión. Es muy importante seguir unos hábitos saludables para que los ojos descansen, practicar una rutina de ejercicios diarios, seguir una buena alimentación y no excederse en el consumo de dispositivos digitales en nuestro día a día.

Durante el teletrabajo, la regla del 20-20-20, evitará que estemos enfocando a distancias cortas durante mucho tiempo. Consiste en dejar de mirar la pantalla durante 20 segundos, cada 20 minutos y fijar la mirada en algo que se encuentre a 20 pies (unos 6 metros).

Debemos parpadear con frecuencia para mantener la hidratación ocular, si en una conversación podemos llegar a parpadear unas 15 veces por minuto, cuando estamos ante una pantalla este parpadeo se reduce a 5 veces por minuto. Esto puede producir irritaciones, sequedad ocular y, por tanto, pérdida de la calidad visual.

La iluminación es importante, debemos evitar mirar las pantallas a oscuras y a la hora de trabajar, evitar los reflejos ya que pueden causar fatiga ocular. La pantalla debe situarse perpendicular a la entrada de la luz por las ventanas, atenuando la luz por medio de persianas o cortinas, con el fin de evitar excesivos contrastes y reflejos.

La postura corporal es fundamental, debemos procurar mantener los ángulos rectos entre la espalda, el muslo y la pierna, y entre brazo y antebrazo.

La posición de la pantalla ya sea de un ordenador de mesa o de un portátil, debe de estar a la altura de los ojos o un poco por debajo, ya que, al bajar la vista, la parte superior de los ojos queda cubierta por los párpados y la lágrima se evapora menos.

Por último, debemos limitar en lo posible el tiempo que pasamos frente a las pantallas, establecer un horario, nos ayudará a controlarlo.

En Todo Óptica os aconsejamos que llevéis a cabo las pautas que os hemos comentado para cuidar de vuestra salud visual.

Volver