Blog volver

| Conjuntivitis


¿Qué es?

La conjuntivitis se produce cuando se inflama la conjuntiva, que es la capa fina y transparente que cubre el interior de los párpados y la parte blanca del ojo.

Esta inflamación provoca que los vasos sanguíneos de la conjuntiva se dilaten y el ojo se perciba de un color rojo intenso.

Esta afección es muy común y contagiosa, por lo que todos podemos sufrirla en cualquier momento.

Causas y tipos.

Existen tres tipos de conjuntivitis según el origen o la causa de la infección:

➡ Conjuntivitis de origen viral.
Es causada por un virus y suele desaparecer a los pocos días sin necesidad de ningún tratamiento específico.

➡ Conjuntivitis bacteriana.
Es ocasionada por una bacteria, y se considera la más grave. Es contagiosa y cuenta con uno de los síntomas más incómodos de esta enfermedad, como es la secreción de mucosa excesiva. Requiere un tratamiento médico, como pueden ser gotas o geles antibióticos, y si no se trata adecuadamente puede dar lugar a problemas más serios.

➡ Conjuntivitis alérgica.
No es contagiosa y es provocada por un agente irritante externo (polen, ácaros, mascotas…) que afecta a personas con determinadas alergias, bien sea estacionalmente o durante todo el año.

Síntomas.

Los síntomas generales que trae consigo la conjuntivitis, unos más intensos que otros dependiendo de la causa de la infección, son los siguientes:

• Enrojecimiento del ojo.
• Aumento del lagrimeo.
• Picor e irritación de los ojos.
• Sensibilidad a la luz.
• Sensación arenosa en los ojos.
• Legañas y secreción ocular de color amarillento o verde.

Tratamiento y prevención.

Los tratamientos y remedios más usados van desde la aplicación de paños limpios y húmedos en los ojos y el aumento de la higiene ocular, hasta los colirios o pomadas antibióticas recetadas por un especialista, o la administración de diferentes antialérgicos para los que se recomienda consultar previamente al médico.

Lo más importante es evitar el contagio tomando una serie de precauciones sencillas:

- Lavarse las manos con frecuencia a lo largo del día.
- No compartir toallas ni pañuelos.
- Evitar, en la medida de lo posible, frotarse o tocarse los ojos.
- Intentar no utilizar de manera compartida objetos personales como maquillajes, lentes de contacto, gafas…


A pesar de seguir estas precauciones se podría dar el contagio de la enfermedad, por lo tanto, en Todo Óptica te recomendamos que acudas a tu oftalmólogo si percibes algún síntoma de conjuntivitis durante varios días consecutivos.

Volver