Blog volver

| Consejos para evitar los oídos taponados



La sensación de oído taponado o barotrauma, ocurre con mayor frecuencia en verano y suele afectar más a niños que a adultos.

El taponamiento del oído se produce por la diferencia de presión entre la parte interna y la parte externa del tímpano. Esto puede causar una fuerte presión, dolor de oídos, pérdida de audición o mareos, dependiendo del tiempo que la suframos.

Esta molestia es más frecuente durante el verano porque viajamos más y también pasamos más tiempo en el agua, dos de las principales causas que la producen, junto con el exceso de cera.

Generalmente se nos taponan los oídos durante los vuelos en avión, al despegar y aterrizar, aunque también puede pasarnos al viajar en tren o en coche.

También nos puede pasar al salir del agua por el mismo fenómeno, el cambio de presión, el aire que ocupa el oído medio se tiende a comprimir, generando un vacío que hace que la membrana timpánica se retraiga, se tense y nos duela.

El taponamiento del oído también puede producirse porque se nos ha metido agua en el conducto auditivo, con los baños o al bucear, o también por un exceso de cera, aunque hay que tener en cuenta que el cerumen es un mecanismo de protección del oído contra las infecciones.

En general, el taponamiento suele ser una molestia pasajera, para equilibrar la presión podemos usar algunos trucos como:

> Bostezar, aunque no tengamos ganas, solo con simular el gesto podemos equilibrar la presión.

> Masticar chicle también nos puede servir de ayuda.

> Con el ejercicio de Valsalva. Generando presión, como cuando nos sonamos la nariz, a la vez que nos tapamos los orificios nasales, haremos desaparecer la presión en el oído medio introduciendo aire por la trompa de
Eustaquio y con ello las molestias.

Si la molestia es porque se nos ha metido agua:

> Debemos secar el oído, si nos sigue molestando, nos tumbaremos del lado en el que notemos la molestia, esta postura ayuda a drenar el agua.

> Otra técnica es ladear la cabeza y saltar, la presión del salto ayudará a que el líquido salga con más facilidad.

Ante este tipo de problemas lo mejor es usar tapones a medida de silicona, que además de evitar taponamientos, nos ayudarán a evitar la otitis del nadador.

No debemos introducir nada dentro del oído, como bastoncillos, ya que pueden producir lesiones.

En Todo Óptica os recordamos que el oído tiene una estructura extremadamente sensible y debemos evitar daños irreversibles, por eso, es importante hacerse una revisión después del verano.

Si el problema del taponamiento persiste deberemos acudir a un especialista.

Volver