Blog volver

| ¿Cuáles son los efectos del cloro en los ojos?


Cuando comienza el calor es normal ir a la piscina y pasar horas disfrutando del agua y del sol. Agentes que pueden ser perjudiciales para nuestra visión, si no se toman determinadas precauciones. En Todo Óptica, como profesionales del mundo de la visión, sabemos que las infecciones e irritaciones oculares aumentan en esta época del año. 

El cloro, agente químico antiséptico que se utiliza para mantener limpia y libre de infecciones el agua de las piscinas, es también un irritante para los ojos. Y aunque en pequeñas cantidades suele ser inocuo, en las piscinas públicas encontramos mayores cantidades de producto. Esta abundancia de productos químicos puede irritar y dañar los ojos. No obstante, la mayoría de las piscinas tiene el agua perfectamente regulada, pero a veces puede verse alterada por otros factores y residuos como son: la orina, productos cosméticos, saliva o sudor de los propios bañistas.

Lo normal  es que tras un baño en un agua alterada, y dependiendo de la sensibilidad de cada uno, los primeros síntomas aparezcan a los 30 minutos del primer baño. 

Para que nada fastidie tus momentos de diversión, te proponemos tomar algunas medidas y evitar la irritación o posibles infecciones tras ir a la piscina.

          -Usar gafas de buceo para sumergirse
          -Evitar contacto de agua con los ojos
          -No compartir toallas
          -Lavarse las manos antes de quitarse lentillas para evitar mayor irritación 
          -Usa la ducha antes y después de bañarte en la piscina
          -Elegir piscinas al aire libre, si tienes la piel o los ojos sensibles
          -Atención especial a los niños, ya que son más sensibles a los productos químicos.
          -Evitar piscinas tratadas con cloro, también hay piscinas de sal

Si tras pasar un día de piscina tus ojos están irritados lo mejor que puedes hacer es:

         -Lavar con abundante agua fresca cada ojo para eliminar posibles restos y aliviar la inflamación.
         -Ponerte una solución salina o colirio para restaurar la humedad de tus ojos. 
         -Colocar una toalla o compresa fría bajo los parpados,  ayudará a bajar el hinchazón.

En la mayoría de los casos cuando el cloro consigue irritar los ojos, todo queda en el enrojecimiento de la zona, algo de picor o escozor  y vista cansada y algo seca.  Tras una buena ducha, un poco de descanso  y unas horas,  las molestias desaparecen. Si no es así, te recomendamos acudir al especialista o médico. En ocasiones, hay bacterias en el agua que pueden ocasionar conjuntivitis e infecciones.

¿Te quedan dudas? Te asesoraremos encantados en nuestras ópticas en Valladolid y Madrid.  

Volver