Blog volver

| ¿Deben llevar los niños y bebés gafas de sol?

Durante todo el verano, podemos ver a niños en playas y piscinas cubiertos por grandes cantidades de cremas y protectores solares, en cambio, la mayoría no usa gafas de sol y al igual que la piel, los ojos necesitan protección en los meses más calurosos del año por la cantidad de luz y radiación que llega del sol.  Hay que recordar que los ojos son mucho más sensibles que la piel.

Aunque cada vez es más frecuente ver a niños y bebes con gafas de sol, aún no existe una verdadera conciencia  sobre la necesidad de protegerla vista, especialmente los de los más pequeños.

Esto se debe, a  que durante mucho tiempo se ha considerado que las gafas de sol eran un complemento de moda y no un complemento necesario. Afortunadamente esta apreciación ha cambiado.

Todavía hay padres que consideran que con una gorra con visera ya están protegidos y aunque ayuda no es suficiente, ya que la luz se refleja en el agua, la arena…

Es importante saber que los rayos UV, son acumulativos y con el tiempo pueden generar algún tipo de patología, como la degeneración macular o las cataratas.

Es posible que al principio les cueste llevarlas y les resulten incómodas, pero los padres deben explicarles porqué deben llevarlas. También ayuda que ellos las lleven habitualmente, lo que hará que lo vean más normal, recordar que a los niños les encanta parecerse a sus padres y hacer sus mismas cosas.

Hay una serie de cosas que debemos tener en cuenta al elegir las gafas para los niños:

Se deben comprar en ópticas.

• Tienen que llevar la etiqueta CE, como garantía mínima de calidad
.
Tener en cuenta el tipo de filtro.

Comprobar que tengan filtros UV.

• Es recomendable que sean flexibles y ligeras, para que sean más cómodas.

• Se aconseja cristales grises, verdes o marrones, ya que modifican menos los tonos.

• Recomendamos un índice de protección UNE de 3 sobre 5 (fuerte) como mínimo para garantizar su protección.

Si les implicamos en la elección de las gafas, será una forma de animarles a que las lleven.

Es  recomendable ir siempre equipado con lagrimas artificiales para cualquier imprevisto posible: partículas, suciedad, arena, enrojecimiento por la piscina...

Si el niño es sensible a diversos materiales ya existen muchas monturas fabricadas con materiales hipoalérgenicos y extremadamente ligeros (titanio, tungsteno) que permitirán usar a cualquier niño las gafas que necesita.

También existen monturas de metal con almohadillas plásticas o de silicona (también patillas ajustables) que permiten un ajuste completo a la nariz pequeñita del niño, para que no se le deslice hacia abajo y permite seguridad y protección.

La evolución de las lentes, permite que haya cristales de policarbonatos y cristales orgánicos muy resistentes y prácticamente irrompibles.

En Todo Óptica  queremos recordarte que debes adquirir tus gafas en establecimientos debidamente acreditados, donde te garantizarán la calidad tanto de la montura como de las lentes. Además contarás con una atención especializada e individualizada de tu óptico – optometrista.

Volver