Blog volver

| Diabetes ocular



Según distintos estudios, la diabetes ocular es la principal causa de pérdida total de visión en adultos de entre 20 y 75 años.

Como hemos comentado en otras publicaciones, la diabetes es una de las enfermedades que se pueden detectar en una revisión ocular, incluso antes de mostrar indicios en otros órganos de nuestro cuerpo.

Como ya hemos dicho al principio, la diabetes está relacionada con otras patologías oculares como: la retinopatía diabética, las cataratas o el glaucoma.

La retinopatía diabética, ligada a esta enfermedad crónica que afecta a diversos órganos debido a un aumento de la glucosa, por una baja producción de insulina o un mal uso, por parte del organismo, de la insulina que produce el cuerpo. Es la expresión más importante de esta enfermedad en los ojos y la principal causa de ceguera, ya que, a medida que evoluciona, los riesgos de que se pueda desarrollar son mayores.

La retinopatía diabética es un daño progresivo que afecta a los vasos sanguíneos de la retina, ocasionando:

▶ Sombras o áreas de pérdida de visión.
Dificultad para ver de noche.
Visión de manchas.
Visión borrosa y pérdida gradual de la visión.

Uno de los mayores problemas para detectar a tiempo las enfermedades oculares derivadas de la diabetes es que son asintomáticas y no presentan signos hasta que la enfermedad está bastante avanzada. Sin exámenes oftalmológicos periódicos pueden llevar a una irreversible ceguera.

Los tratamientos que se administran en la actualidad han demostrado una gran validez a la hora de prevenir y preservar la agudeza visual, pero para eso es esencial detectarla cuanto antes.

Además de la retinopatía diabética, están las cataratas y el glaucoma, enfermedades que se presentan antes y con mayor frecuencia en enfermos con diabetes.

Desde Todo Óptica os recomendamos que una vez detectada la diabetes extreméis las revisiones, ya que, como la mayoría de las afecciones, la detección a tiempo evitará consecuencias graves o irreversibles.

Volver