Blog volver

| Diario de un miope: vivencias reales


Hace algunas semana repasamos las 6 cosas que sólo entiendes cuando eres miope, y es que ser miope es todo un mundo. De hecho, un último estudio  afirma  que al final de esta década ’un tercio de la población mundial podría ser corta de vista’ . Y esto afectará con mayor premura a  las nuevas generaciones.  Puesto que, según los expertos,  la falta de luz natural puede ser la causa de la pandemia.

Los niños pasan muchas horas estudiando o  jugando con dispositivos electrónicos dentro de casa, lo que además del impacto visual, reduce la cantidad de luz natural que reciben. Según los estudios, la clave ambiental reside en que:   “Los niños que están en penumbra disminuyen la producción de dopamina, un neurotransmisor que producen, entre otras, las células de la retina. Eso provoca que este órgano crezca más de lo normal y se vuelva miope”. 

Por ello si usas mucho el ordenador, móvil o la tablet te recomendamos repasar estos consejos: El uso de dispositivos electrónicos y sus consecuencias para la vista 


Situaciones por las que pasan todos lo miopes

Tus amigos comprueban su visión probándose tus gafas: es más habitual de lo que piensas. Tus amigos y familiares te suelen decir cosas como: ‘Quítate la gafas, ¿ves que pone allí? ¿Cuántas diotrías tienes, me dejas tus gafas a ver cómo veo?’ Lo peor de esto, es que siempre te devuelven las gafas con algún dedo en el cristal.

Perder una lentilla o las gafas puede ser un verdadero drama. Si tienes miopía desde hace años seguramente tengas gafas o lentes de contacto de repuesto. Ya no sabes vivir sin ellas. Sin embargo, si eres un miope novato es posible que la primera vez que las pierdas, sea un auténtico drama. Es aquí cuando comienzas a entender cuanto necesitas ver bien.

¿Por qué vas con gafas de sol aquí dentro?  Si prefieres la gafa a las lentillas, seguramente también hayas graduado las gafas de sol. ¿Te has dado cuenta de lo útil que pueden llegar a ser para conducir, hacer deporte o pasear?  El problema es cuando entras en una tienda y la gente te mira pensando, ¿por qué no se quitará las gafas? ¿Se cree una estrella de Hollywood? Esto también suele pasar en las piscinas o playas, para ti seguramente sea algo tan necesario que cuando te metes al agua, ni te das cuenta de que llevas puestas las gafas. Pero  la gente no suele entender porque te bañas con ellas.

El cajón de las gafas: después de unos años de ser miope seguramente hayas cambiado varias veces de gafas. Bien por necesidad (se te ha roto un cristal, una patilla, tu graduación ha variado…) o porque te apetecía cambiar de montura.  Es muy probable  que hayas ido amontonando tus gafas viejas en un mismo cajón pensando algo como: ‘Nunca sabes cuándo te pueden venir bien’. En el caso de ser de la misma graduación y de que las gafas y cristales están en buen estado, guardarlas está bien. En un momento dado te pueden sacar de un apuro. Pero si en realidad, la graduación ya no te sirve o la gafa está rota, no la guardes. Sólo servirán para ocupar sitio.

El ‘momento lentillas’. Todo buen miope ha pasado por ese trance. Primero asumes que eres miope y que no ves bien. Un poco más adelante,  entras en el punto del `no retorno’. Justo el momento en que te das cuenta que ya no puedes ponerte las gafas de vez en cuando o para determinadas ocasiones. Entonces asumes que es un hecho,  necesitas las gafas para ver, y las necesitas siempre. Esto te hace plantear cosas, porque hay veces que te gustaría no llevar gafas. Es entonces cuando decides pasarte a la lentilla. Antes de hacerlo te recomendamos echar un vistazo a estos consejos: 14 Cosas que tienes que saber sobre las lentillas. 


¿Te resulta familiar alguna de estas situaciones? No te preocupes, hoy en día llevar gafas no es un problema y existen muchas soluciones adaptadas a cada caso. Existen decenas de opciones , como la ORTO-K , que te harán el día a día más fácil. Por ello, si crees que podemos ayudarte estaremos encantados de recibirte en las ópticas de Valladolid o Madrid.

Te esperamos en Todo Óptica. 

Volver