Blog volver

| ¿Es hereditaria la pérdida auditiva?



Empezaremos por comentar que la pérdida auditiva puede darse en cualquier edad y puede ser total o parcial y deberse a distintas causas, como la exposición a sonidos fuertes durante largos periodos de tiempo, por causa de algún tratamiento farmacéutico o de origen vírico.

La hipoacusia puede ser de dos tipos: mecánico o de conducción, cuando el sonido no se trasmite con facilidad por el canal auditivo externo, producida por perforación del tímpano o exceso de cerumen; o neurosensorial, donde el daño se sitúa en el oído interno y los nervios que lo comunican con el cerebro, siendo este tipo el hereditario.

La hipoacusia hereditaria es fácilmente detectable en las revisiones anuales que debemos hacernos, sobre todo, si hay antecedentes familiares con este problema.

Al abordar la sordera hereditaria hay que tener en cuenta que padres con sordera pueden tener hijos con una audición perfecta y al revés, padres sin hipoacusia, pueden tener hijos con problemas auditivos.

Los genes están compuestos de dos copias que aporta el padre y dos copias que aporta la madre, así que la posibilidad de padecer una sordera hereditaria se debe a la mutación de estos genes. Esta mutación puede ser dominante, cuando una de las copias genéticas está dañada o puede ser recesiva cuando ambas copias genéticas están dañadas, al tener los dos padres esa mutación.

La sordera hereditaria se presenta al nacer y puede afectar a los dos oídos o solo a uno, también puede ser total o parcial.

Entre las patologías hereditarias que pueden producir hipoacusia están la otosclerosis, el síndrome de Usher y el síndrome de Pendred.

Si crees tener algún tipo de problema auditivo ven a visitarnos a Todo Óptica, como siempre, te recomendamos hacerte una revisión para prevenir posibles problemas.

Pide cita en Todo Óptica de la calle Labradores, disponemos de la última tecnología en diagnóstico visual y auditivo.

Volver