Blog volver

| Evolución de las gafas de sol


El origen de las gafas de sol lo encontramos en uno de los pueblos más curiosos: los esquimales. Parece que hace más de 12.000 años, crearon algo similar a unos anteojos con madera, conchas o huesos con las que evitaban los reflejos producidos por el sol en la nieve.

En una época más cercana a la nuestra, dentro de lo que cabe, en China en el siglo XII, los jueces usaban lentes de vidrio ahumado o de cuarzo pulido (primer registro de lentes oscuras), con ellas evitaban mostrar cualquier tipo de expresión durante las declaraciones de los testigos y así no daban pistas del veredicto final. Lo podemos relacionar con la actualidad, por ejemplo en juegos como el Póker, los participantes usan gafas de sol para esconderse de las miradas ajenas.

Mientras evolucionaban las gafas de lentes normales para corregir la visión, las gafas de sol tienen un parón de casi 3 siglos sin novedades técnicas, sin embargo en  1752 James Ayscough un óptico inglés, empezó a experimentar con las lentes y las tintas para reducir la sensibilidad a la luz solar y fabricó los primeros cristales de colores, en este caso azul y verde. Fueron muy eficaces y utilizadas por enfermos de sífilis, tanto para la sensibilidad al sol que producía la enfermedad, como para cubrir parte de su rostro si tenían heridas o lesiones. 

Para los ciudadanos corrientes, eran totalmente inasumibles debido a su inmenso precio. Otra vez, la industria tendrá que esperar casi dos siglos para conseguir novedades. Sam Ford cambiaría el rumbo de la industria en 1929, al comenzar a fabricar gafas de sol de forma industrial y las acercaría a todo tipo de público.

En los años 30 y con la finalidad de proteger del sol a los pilotos de aviación surge una de las marcas más conocidas, Ray-Ban, que daría el salto al negocio con las gafas Aviator. A su vez en esta década, el inventor Edwin Herbert Land crearía el primer filtro polarizador sintético y años después lo aplicaría a las gafas de sol. Es el mismo científico que crea la cámara polarizada, que revelaba la imagen en positivo en 60 segundos.

Con este invento y la aparición de las primeras lentes de sol orgánicas o progresivas comenzaría a atraer a multitud de personas, que poco a poco las empezaron a utilizar, como un autentico símbolo de estilo y de moda, potenciando el atractivo del que las lleva.

Ya sabéis que las gafas de sol no son sólo para el verano, acércate a Todo Óptica te recomendaremos las gafas de sol que son más adecuadas para ti, según tu estilo y fisonomía.

Volver