Blog volver

| Fatiga visual y conducción




Uno de los factores más importantes a la hora de coger el coche, es tener la vista en perfecto estado para evitar la fatiga visual. Algunos de los problemas más habituales a la hora de conducir tienen relación con la capacidad de enfocar correctamente y con la agudeza visual.

El uso diario de ordenadores, tablets y móviles en el trabajo y en el ocio, con muchas horas de dedicación y forzando al ojo a enfocar a corta distancia, tiene como consecuencia la fatiga visual.

Algunos de los síntomas de la fatiga visual son la sequedad, reducción del parpadeo, sensibilidad a la luz, escozor e incluso visión borrosa.

La fatiga visual que se experimenta con la conducción es muy parecida, ya que la mirada está fija al frente, los ojos permanecen muy abiertos con lo que su superficie expuesta es muy amplia. Además, con la atención fija, se parpadea menos y el ojo se seca.

Cuando llevamos horas conduciendo pueden aparecer los primeros síntomas de fatiga visual, para reducir estos síntomas es aconsejable:

> Descansar bien la noche anterior a emprender el viaje.

> Durante la conducción, evitar mirar el salpicadero si no es necesario y mirar hacia la carretera, ya que el movimiento de acomodación lejos-cerca, además de distraernos de la carretera, hace que ese esfuerzo acomodaticio nos provoque fatiga visual.

> Evitar la conducción nocturna o al amanecer, ya que la capacidad visual se ve afectada debido a la acomodación de la pupila a la escasez de luz o a los deslumbramientos con las luces de otros vehículos.

> Si padecemos defectos de refracción como astigmatismo o sequedad ocular de base, los síntomas de fatiga visual pueden ser más fuertes.

> Otro aspecto importante es la temperatura, lo ideal es estar entre los 21º y 24º, debemos estar frescos y ventilados para evitar la sequedad ocular y parpadear con frecuencia. El aire acondicionado también contribuye a la sequedad ocular y por tanto a la fatiga visual.

> Ante viajes largos debemos parar para refrescarnos, cada dos horas o antes, si notamos alguno de los síntomas que mencionamos anteriormente. Cerrar los ojos, aplicar frío o un suave masaje también puede ayudar a recuperar las óptimas condiciones visuales.

> Durante el día las gafas de sol serán imprescindibles, para hacer frente al sol.

Otras recomendaciones serían: tener cuidado con la velocidad, no realizar comidas copiosas antes de conducir ya que pueden producir somnolencia y por supuesto no mezclar alcohol y volante.

Desde Todo Óptica, esperamos que hayas disfrutado de las fiestas navideñas y te recordamos que una revisión visual antes de emprender un viaje, es muy recomendable.


Volver