Blog volver

| La hipermetropía

La mayoría de los niños son hipermétropes al nacer (hipermetropía fisiológica), pero los niños tienen el cristalino muy flexible que ayuda a compensar el problema que tiende a ir desapareciendo en la adolescencia. Si no se corrige a esta edad puede que persista de por vida.

El síntoma principal es la visión borrosa de objetos cercanos, la mayor parte de los hipermétropes no son conscientes del problema en su juventud debido a la capacidad de acomodación del cristalino, que se va perdiendo con la edad, pero este ejercicio constante de los globos oculares puede provocar síntomas como la fatiga, dolor de cabeza, así como dolor y enrojecimiento ocular.

La hipermetropía infantil si no se trata puede ocasionar estrabismo o ambliopía (ojo vago), también puedes ser causante de problemas no relacionados con la visión, como el fracaso escolar o la inadaptación. Por eso es importante su detención precoz.

No hay forma de prevenir la hipermetropía, por ello incidimos tanto en la necesidad de revisiones periódicas, especialmente en la infancia. Una vez diagnosticada, las visitas  deberán ser por lo menos anuales ya que puede evolucionar en otro tipo de problemas visuales.

La corrección de este problema es sencilla, con el uso de gafas  o lentes de contacto. Aunque sea pequeña es aconsejable su corrección para evitar dolores de cabeza o irritación ocular.

La cirugía refractaría para su corrección es especialmente delicada y requiere una exhaustiva preparación.

En Todo Óptica, disponemos de una amplia gama de gafas  de distintas marcas, para que elijas las que mejor se adapten a tu gusto y personalidad, así como lentes de contacto. ¡Ven a visitarnos ¡  te  asesoramos en tus necesidades. Y si eliges una monturas Ray- Ban puedes participar en el sorteo (consultar fechas) de una bicicleta Fixie.

Volver