Blog volver

| La importancia de oír bien.


Para intentar que nuestra audición no se vea afectada ni disminuida, es recomendable la realización de revisiones o reconocimientos anuales de los oídos, e intentar someterse lo menos posible a ruidos intensos prolongados, a los que no se esté acostumbrado.

Estas recomendaciones se vuelven especialmente importante con el paso de los años, ya que, la pérdida auditiva es más frecuente en personas mayores.

No oír bien puede traer consigo una serie de consecuencias o problemas funcionales, sociales o emocionales, para la persona que lo padece:

➡ Limitación de la necesidad de comunicación entre las personas, disminuyéndose la capacidad de comprensión de lo que dicen los demás. 

➡ Problemas de aprendizaje. Sobre todo afecta a los niños y jóvenes que tengan baja audición.

➡ Posible inseguridad provocada por no tener la capacidad de oír peligros y avisos de nuestro entorno, como son el tráfico, sirenas, etc.

➡ Genera estrés, frustración, y con ello falta de autoestima.

➡ Puede provocar aislamiento social y sentimiento de soledad, en la persona que lo sufre.

➡ La pérdida de oído, en personas mayores, acelera el deterioro de la capacidad mental. Esto es debido, a que el oído se encuentra estrechamente relacionado con el cerebro.

Por suerte, existe una solución rápida al problema de la pérdida de audición. Lo más frecuente es la utilización de audífonos, que son aparatos electrónicos que se colocan en el canal auditivo de forma discreta. Estos aparatos captan los sonidos amplificándolos, para que la persona que los usa escuche adecuadamente, siempre a una intensidad que no sobrepasa ciertos niveles que puedan dañar el oído. 

En Todo Óptica, disponemos de un equipo de audiólogos titulados que se encargarán de valorar y aconsejar sobre todas las opciones posibles de audífonos. Realizamos estudios integrales de audición, y te ofrecemos la posibilidad de probar los audífonos, de forma gratuita, en el día a día.  ¡La solución está en tus manos!






Volver