Blog volver

| La llegada de la temible alergia


Aunque los expertos dudaban sobre cómo iba afectar el caluroso invierno de este año, sí que predicen que en abril llegará la polinización más intensa de gramíneas y olivos, los que más afectan.

Pero el extraño invierno ha provocado dos noticias:

Una positiva: el aumento de las temperaturas produce menos polen.
Una negativa: El calor ha incrementado los niveles de contaminación y eso provoca inflamaciones de la vía aérea.

Por lo tanto, aunque habrá menos polen se sufrirá más debido a las inflamaciones respiratorias.

Debido a esto hay que tener más precaución y seguir estos consejos:

Renovar y ventilar el aire de la casa después de la caída del sol y cerrar las ventanas tanto en el hogar como en el coche. Usar aire acondicionado o humidificadores.

Lavar la ropa inmediatamente después de usarla y bañarse lo antes posible después de estar en zonas con alta posibilidad de polen.

Tomar antihistamínicos siempre contando con la consulta del médico.

Usar gafas de sol. Un accesorio esencial para proteger tus ojos, cuenta con nosotros y acércate para ver todos nuestros productos. Aprovecha nuestras gafas con filtro polarizado para eliminar los destellos y los daños en tus ojos (que estarán más irritados y sensibles por la alergia).

Así mismo, si necesitas cualquier consulta ocular o cualquier líquido para lavar el ojo y aliviar la irritación, incomodidad o picazón de las alergias, cuenta con Todo Óptica.

Se debe evitar:

Salir al campo o zonas con mucha vegetación y sobre todo no realizar ejercicio físico cerca de estos lugares. Se deberían poner fundas antiácaros y usar la aspiradora con mayor frecuencia de lo habitual.

Para finalizar, una curiosidad, hay una investigación de la Universidad de Southampton que ha encontrado una relación entre los meses de nacimiento y el riesgo de alergia en edad adulta, en la que concluyen que los bebés que nacen en otoño e invierno son los más perjudicados. Según la época del año en la que se nace, varía la metilación del ADN, es decir la epigenética, la cual sí puede cambiar por el entorno; y provoca que afecte más o menos la alergia.

Volver