Blog volver

| La niña de sus ojos



En alguna ocasión, todos hemos oído decir a alguien “es la niña de sus ojos”, refiriéndose a alguna persona u objeto. Para algunos, la referencia puede ser la película de Fernando Trueba protagonizada por Penélope Cruz, “La niña de tus ojos”, pero la frase es mucho más antigua.

Hace ya mucho tiempo que se emplea esta expresión para indicar una predilección o el cariño especial que se siente por algo o hacia alguien.

Originalmente, esta locución no tenía este sentido, si no que estaba relacionada con las pupilas de los ojos. La palabra pupila proviene del latín “pupilla”, diminutivo de “pupa”, que se refiere a una niña, también a una muñeca.

En los tiempos en los que se acuñó esta expresión se dieron cuenta que, en el centro del ojo, donde se encuentra ese punto negro y redondo que regula la entrada de la luz, se reflejaba la persona a la cual estaban mirando, creando una especie de silueta que recordaba a un cuerpo pequeño, como el de un niño. Por eso, a esa parte del ojo, se le empezó a llamar pupila, la niña del ojo.

A través de la pupila, aplicando gotas dilatadoras, podemos observar el estado del ojo, ya que se tiene acceso al nervio óptico y la retina, por eso es una parte fundamental del ojo.

Posiblemente, por esta razón, se ha asociado coloquialmente a la niña del ojo con la importancia que tiene un objeto o persona para nosotros.

Como dato curioso podemos añadir que una pupila pequeña proporciona una mejor visión. Por este motivo tendemos a entrecerrar los ojos cuando no vemos bien.

Esperamos que os haya resultado interesante este curioso artículo.

En Todo Óptica os recordamos la importancia de haceros revisiones periódicas y cuidar vuestra visión.

Recordad que aún estáis a tiempo de Disfrutar el Doble y recibir una gafa de sol gratis con la compra de vuestra gafa graduada.

Volver