Blog volver

| Lagoftalmía: Durmiendo con los ojos abiertos


Cuando dormimos nos recuperamos de todo el cansancio del día. Teniendo en cuenta que nos pasamos durmiendo casi un tercio de nuestra vida, un descanso de calidad es esencial para afrontar con energía el día siguiente. Además, durante la fase REM de nuestro sueño, se realiza un proceso de aprendizaje, concentración y memoria, es como si repasásemos lo aprendido durante el día.

Nuestro cuerpo necesita de ese descanso reparador y por supuesto, nuestros ojos también.

Empezaremos por explicar el origen de este extraño vocablo. Lagoftalmos o Lagoftalmía proviene del griego “lagos”, que significa liebre, ya que, según alguna creencia sin demasiada base científica, las liebres duermen con los ojos abiertos debido a su permanente estado de alerta.

Seguro que alguna vez has visto a alguien durmiendo con los ojos abiertos, porque, aunque no sea muy frecuente, tampoco es tan extraño. La mayoría de la gente que duerme con los ojos abiertos, no se da cuenta realmente hasta que alguien se lo dice, habiéndose levantado con los ojos enrojecidos e irritados sin saber por qué.

Durante el sueño, nuestros párpados nos protegen de la sequedad ocular y este problema, que no es una enfermedad, puede ser un síntoma de otro tipo de afecciones.

Las causas pueden ser diversas:

• Infecciones
• Traumatismos
• Parálisis facial
• Cirugía estética mal realizada
• Enfermedad de la piel

Los síntomas que podemos notar, aparte de que alguien nos lo diga son:

• Lagrimeo continuo
• Ver borroso
• Sensación de tener un cuerpo extraño en el ojo
• Ojos enrojecidos
• Infecciones e irritación ocular
• Zona ocular con molestias

En el caso de que nos levantemos de forma habitual con estos signos es importante consultar a nuestro oftalmólogo ya que, como la mayoría de los problemas, la detección temprana facilita su tratamiento.

Este tratamiento dependerá del grado del problema, que puede afectar a un solo ojo o a ambos. Si la lesión es leve puede solventarse con lágrimas artificiales o cremas que, al tener una densidad especial, pueden proteger la córnea durante el sueño. Otra alternativa puede ser cerrar los ojos con esparadrapo.

Si el tipo de síntoma es más grave, se deberá recurrir a la cirugía palpebral para conseguir que los ojos permanezcan completamente cerrados.

Desde Todo Óptica, te queremos recordar la importancia de tu salud ocular, ven a visitarnos ante cualquier problema.

Volver