Blog volver

| Las gafas de sol no son sólo para el verano

Por tanto las gafas de sol son imprescindibles para tu salud visual durante todo el año. Una opción es tener unas gafas de sol con las lentes más claras para el invierno.

Si practicas deportes de nieve o montañismo van a ser imprescindibles, ya que la nieve refleja la luz de una forma muy intensa y puedes sufrir quemaduras solares (fotoqueratitis). Además a mayor altitud más fina es la capa de la atmósfera y filtra menos los rayos UV.

Pasar un día en la nieve expuesto al sol es más perjudicial que pasar un día en la playa, según los expertos una sola hora de sol en la nieve es suficiente para sufrir quemaduras solares, que aunque se curan con el tiempo, lo mejor es protegerse. La mayoría de las personas no son conscientes del tiempo que pasan expuestas a este reflejo.

Las gafas de sol suponen también una protección contra el aire frío y seco. Aunque podría pensarse que el otoño y el invierno son más húmedos, hay días en las que el viento es frío y seco y puede irritar nuestros ojos, agravado por la sequedad que producen las calefacciones. Este problema lo sufren más las personas con síndrome de ojo seco.

Llevar gafas de sol en invierno es beneficioso para mantener la humedad ocular, además protege también nuestros párpados y  piel de alrededor de nuestros ojos. Cuando notamos sequedad en nuestros ojos, nos suelen picar y tendemos a frotarnos, lo cual es totalmente desaconsejable por el riesgo de infecciones y lesiones oculares.

Para contrarrestar la sequedad os recomendamos beber líquidos, parpadear frecuentemente y utilizar humidificadores en casa y el trabajo.

En Todo Óptica dispones de muchas marcas y modelos para que puedas elegir, con las certificaciones más exigentes. ¡Ven a visitarnos y escoge las tuyas! Puede ser un regalo perfecto para San Valentín

Volver