Blog volver

| Las obras de Van Gogh, vistas con sus propios ojos



En alguna ocasión hemos comentado que los ojos son una ventana al mundo, en el caso de los pintores, esto tiene un significado especial, ya que sus cuadros son un reflejo de cómo ven ellos las formas, los colores, la naturaleza y todo lo que les rodea.

Por supuesto que no hay certezas absolutas en lo que os vamos a contar, ya que no hay posibilidad de hacer un examen ocular para demostrarlo, pero sí podemos darles credibilidad debido a las investigaciones exhaustivas que se han hecho de sus obras. En el caso de Van Gogh, se ha analizado la técnica, el empleo de los colores, en especial el amarillo, y los cambios que ha experimentado su propia pintura a lo largo de los años.

Los expertos se han centrado en la última época del pintor, la que pasó en Arlés y en algunos sanatorios debido a sus recurrentes problemas psiquiátricos, y en los cuadros que pintó en Auvers-sur-Oise.

Es importante recordar que, pese a su extensa obra, Van Gogh murió con 37 años.

Durante su etapa en Arlés, es cuando empiezan a destacarse sus cuadros llenos de amarillos, como las 4 pinturas: Los Girasoles, Campos de Trigo, La Siesta y La Cosecha.

Según el estudio de sus cuadros, se cree que Van Gogh padecía un tipo de defecto de la visión cromática llamado xantopsia, en la que los objetos aparecen más amarillos de lo que realmente son. Como si mirase a través de un filtro de color.





















Entre las causas de la xantopsia está el uso de determinados medicamentos como digitalis y santonina, que tomaba por prescripción médica.

Otro de los efectos que se han estudiado son los halos que aparecen alrededor de las estrellas del cuadro de La Noche Estrellada, se cree que estaban producidos por un glaucoma cíclico, crisis glaucomatociclíticas, una enfermedad rara asociada a un aumento brusco de la presión intraocular debida al estrés, entre otras causas.


























Desde Todo Óptica esperamos que os haya resultado curiosa esta entrada y que tal vez, después de haberla leído, veáis las pinturas de Van Gogh de diferente manera.

Volver