Blog volver

| Leyendas y realidades de la salud visual (II)


La salud de tus ojos es muy importante, por eso debes conocer la diferencia entre  algunos mitos y la realidad.

Seguro que algunas de las frases que os vamos a dejar las habéis oído muchas veces.

Ver la televisión de cerca daña la vista
Seguro que lleváis oyendo esto desde que se inventó la televisión. Sin embargo no hay ninguna evidencia que  demuestre que pueda dañar tus ojos o tu vista. Es posible que si un niño-a o un adulto  tienen la necesidad de hacerlo, puede que necesiten gafas para ver de cerca.

No es malo mirar directamente al sol o un proceso de soldadura si cierras un poco los párpados.
Aunque cierres un poco los ojos la luz ultravioleta (UV), puede dañar la córnea y la retina. Tampoco debes mirar las chispas de una soldadura o un eclipse de sol sin protección por la misma razón.

Las gafas de seguridad son más un problema que una solución.
Esto es falso ya que las gafas de protección pueden evitar problemas graves y se deben usar siempre que sea necesario.

Si bizqueas muy a menudo puede llegar a ser permanente.
Falso, puedes bizquear lo que quieras que no va a ser permanente.

Los ojos son del mismo tamaño desde que nacemos, hasta que morimos.
Falso, los ojos crecen al igual que el resto del cuerpo, sólo que en menor proporción.

La miopía se produce por realizar un esfuerzo visual.
La miopía es un defecto de refracción, debido a un cambio del tamaño o la forma del ojo, también hay un componente genético. Pero no hay ninguna evidencia de que leer con poca luz u otro tipo de problemas ambientales, sean causa de miopía.

La visión nocturna puede verse afectada por haber estado expuesto al sol sin protección.
Verdadero, se puede perder hasta un 50% de agudeza visual, el contraste y la sensibilidad, si se ha estado expuesto al sol durante horas sin ninguna protección.

Los cambios de iluminación pueden afectar a nuestros ojos.
La exposición a cambios bruscos de luz pueden causar desde incomodidad momentánea a fatiga y otros trastornos, como la dificultad para diferenciar objetos de fondo o una lenta adaptación a la oscuridad, dependiendo de la brusquedad del cambio. Una baja iluminación puede causar fatiga, irritación, sequedad, visión borrosa o dolor de cabeza. Así como un exceso pude producir ceguera momentánea, irritación y distracción visual.

Desde Todo Óptica te recordamos  que la salud de tus ojos es muy importante, es por eso que debes conocer la diferencia entre mitos y realidades del cuidado de los ojos y la vista. Debes consultar con un especialista ante cualquier tipo de problema.


Volver