Blog volver

| Los principales defectos visuales (I)



De los principales defectos visuales, tres de ellos son refractivos: hipermetropía, miopía y astigmatismo, impiden enfocar las imágenes que percibimos en la retina.

➡ Hipermetropía, consiste en la dificultad para ver los objetos cercanos, mientras que podemos ver con nitidez los lejanos. Suele ir acompañada de picor y ardor en los ojos, dolores de cabeza, estrabismo, cansancio.

En la hipermetropía, se produce un defecto de convergencia del cristalino, generalmente por tener los ojos más pequeños de lo normal para tener una visión correcta, y puede ser congénita o hereditaria. En los niños puede producir falsa dislexia y dificultad de aprendizaje, pueden tenerla desde el nacimiento, pero a medida que se desarrollan suele disminuir y desaparecer en la adolescencia.

Se corrige con gafas con lentes convergentes, que hacen remitir este problema.

La miopía es uno de los problemas visuales cada vez más común. Según la OMS, en el 2050 una de cada dos personas, será miope.

La miopía es la dificultad de percibir con claridad objetos distantes, mientras que podemos ver con claridad los objetos cercanos. Uno de los gestos más característicos es achinar los ojos para enfocar mejor y suele ir acompañado de dolor de cabeza, fatiga ocular y enrojecimiento de los ojos. Puede desarrollarse en la infancia, ser hereditario o congénito.

Cuando padecemos miopía, nuestro cristalino presenta una curvatura demasiado acentuada, lo que provoca que las imágenes se formen antes de llegar a la retina. Para corregirla es necesario el uso de gafas o lentes de contacto, ya que la opción de corregirla con cirugía no es apta para todo el mundo.

La graduación dependerá del grado de desenfoque, a mayor grado más dioptrías.

Podemos prevenirla con:
  - Una alimentación basada en frutas y verduras
  - Mientras leemos, realizar descansos periódicos
  - Ejercicio y deporte en espacios abiertos, al aire libre
  - Una correcta iluminación en el lugar de trabajo

Desde Todo Óptica te recordamos que lo mejor para mantener y cuidar tu salud visual son las revisiones periódicas, ya que te ayudarán a prevenir y corregir posibles problemas.

Volver