Blog volver

| Los problemas de visión y el fracaso escolar

Aunque no se haya percibido ninguna anomalía, las primeras revisiones se deben hacer cuando el niñ@, tiene entre 3 y 4 años. Es muy difícil que un niño pueda explicar lo que le pasa o siente, lo que conlleva que sea más difícil detectarlo y algunos tipos de patologías sino son detectadas a tiempo pueden llevar a problemas más serios. 

Cuando existan signos de problemas escolares revisar la vista y el oído debe ser prioritario, debido a que en nuestros  primeros aprendizajes, los  sentidos son los canales a través de los cuales percibimos todos los acontecimientos del mundo que nos rodea.

Existen indicativos que nos dan la alerta sobre la visión de lo niñ@s, sólo hay que prestar un poco de atención:  el acercarse mucho para ver la televisión,  el salirse de las líneas cuando se colorea un dibujo, las posturas forzadas  al leer, el enrojecimiento de los ojos, guiñar los ojos a la hora de mirar un objeto, dolores de cabeza… Todos estos datos  pueden ser alarmas de los problemas de visión.

Los centros educativos tienen un papel muy importante porque la mayor parte de la información que reciben en ellos es visual y su rendimiento en las aulas depende de su salud ocular. La falta de comprensión en la lectura o en las tareas, un bajo rendimiento o una lectura lenta, acercarse mucho al papel,  pueden ser signos de este tipo de problemas. Por eso es de gran ayuda, la opinión de los docentes que pasan gran parte del día con los niñ@s.

Una buena visión es fundamental para el desarrollo físico y educativo de los niñ@s y puede condicionar las oportunidades que tendrán de mayores.

La labor de cuidadores, docentes y padres es básica a la hora de detectar a tiempo estos problemas y así conseguir evitar que afecten a su rendimiento escolar.

Desde Todo Óptica os recomendamos visitar al oftalmólogo antes de empezar el curso escolar y hacer visitas periódicas.

Volver