Blog volver

| Nistagmo, el movimiento involuntario de los ojos



En un blog anterior hablamos sobre el molesto tic en los ojos, blefaroespasmo, pero no tienen nada que ver, ya que este suele durar algunos días como mucho y el nistagmo no.

El nistagmo es el movimiento involuntario de los ojos, que se mueven de forma rápida, y no se puede controlar. Afecta a la visión, la coordinación y el equilibrio. Generalmente se produce en ambos ojos y varía entre movimientos rápidos y lentos.

Puede ser:
> Hacia arriba y abajo, nistagmo vertical.
> Hacia el lado derecho e izquierdo, nistagmo horizontal.
> De manera circular, nistagmo giratorio.

Y a su vez, puede ser hereditario o adquirido, debido a determinados medicamentos, deficiencia de vitamina B 12 (tiamina), problemas en el oído interno, lesiones en la cabeza, accidentes cerebrovasculares o consumo de alcohol y drogas.

Aunque las causas exactas del nistagmo no se conocen, están relacionadas con el sector del cerebro que controla el movimiento de los ojos. También tiene relación con la zona del oído interno, enfermedad de Ménière, que percibe la posición y los movimientos y ayuda a controlar los movimientos oculares.

La consecuencia más clara de esta patología es la deficiencia en la visión, ya que el movimiento constante impide que la imagen llegue de manera nítida a la retina, también puede causar mareos, dificultad para ver en la oscuridad y sensibilidad a la luz.

Aunque este problema no tiene cura, sí hay cirugías y tratamientos para hacerlo más llevadero, las gafas y las lentes de contacto, son de gran ayuda para compensar los problemas de visión, sobre todo ante el nistagmo congénito.

Hay ocasiones en que el nistagmo adquirido se puede curar, al corregir la causa que lo ha provocado.

En Todo Óptica te recordamos la importancia de cuidar tu visión y hacerte revisiones periódicas, para prevenir posibles problemas.

Recuerda que acaba de empezar el curso escolar y es fundamental realizar revisiones oculares a los niños, entre otras razones, porque un porcentaje muy alto del fracaso escolar se debe a problemas de visión.

Volver