Blog volver

| Optografía, una dudosa ciencia


Durante un tiempo, entre finales de S.XIX y principios del XX, en pleno auge de las imágenes y la fotografía, se pensó que el ojo humano era capaz de guardar la última imagen vista antes de morir y que esta imagen podría recuperarse manipulando la retina.

Una propuesta basada en que el ojo humano funciona de forma similar a una cámara.

En el siglo XVII un fraile llamado Christopher Schiener, fue quien planteó por primera vez que las últimas imágenes se quedaban grabadas en los ojos de las personas y podían ser detectadas y estudiadas.

Christopher Schiener, dijo haber visto una imagen grabada en la retina de una rana que estaba disecando y, al no poder dar una explicación, concluyó que era lo último que el animal había visto.

Posteriormente, el fisiólogo Franz Christian Boll descubrió que dentro de los bastones de la retina había un pigmento fotosensible que se decoloraba al ser expuesto a la luz y se regeneraba con la oscuridad, llamado rodopsina o púrpura visual.

Basándose en estas teorías, el fisiólogo Friedrich Khüne planteó que esta reacción fotosensible podría conservar las imágenes en el ojo. Pensó que, si encontraba una forma para fijarlas, se podrían guardar y estudiar.  Acuñó el término optografía como la fase de revelado de las últimas imágenes de la retina y cada imagen se llamaba optógrama.

Creía que el resultado sería beneficioso para las ciencias forenses y la criminología. Una teoría muy atractiva para casos en los que las víctimas se hallaran con los ojos abiertos, ya que podrían revelar pistas sobre el asesino, pues su imagen estaría grabada en la retina.

Estas teorías han ido desapareciendo con el tiempo y actualmente han pasado al olvido, debido a que eran complicadas y poco fiables.

¿Os ha gustado esta rareza histórica del mundo de la ciencia y los ojos?

En Todo Óptica te aconsejamos que cuides tus ojos este Halloween. Si decides usar lentillas de fantasía, consíguelas en un centro óptico que te ofrezca todas las garantías. ¡Ven a visitarnos!

Volver