Blog volver

| Por qué a veces veo borroso



Hay veces que la visión borrosa es repentina y dura un espacio corto de tiempo, por ejemplo, al levantarnos rápido de la cama o de una silla, incluso podemos perder el equilibrio, esto puede ser debido a una bajada de tensión, suele durar poco tiempo y no reviste ningún problema.

Cuando hay que preocuparse es cuando la situación se alarga y no se recupera la visión, ya que podemos estar ante un problema visual grave que puede ir acompañado de náuseas, dolores de cabeza, cansancio y que puede afectar a uno o a los dos ojos.

Además de problemas de refracción, presbicia, hipermetropía, miopía o astigmatismo, puede deberse a otros problemas como:

Cataratas, se produce una opacidad en el cristalino del ojo que nubla la visión, en la mayoría de los casos ocurre por envejecimiento.

Ojo seco, ocasionado por la producción de una cantidad insuficiente de lágrimas.

Migraña ocular, es un dolor fuerte de cabeza que puede afectar a la vista, ocasionando visión borrosa y otros síntomas, como náuseas.

Diabetes, el desequilibrio de azúcar en la sangre podría causar visión borrosa al tener más predisposición a sufrir una retinopatía diabética. Esta es una enfermedad que puede llegar a causar ceguera.

Astenopatía o estrés visual, es la respuesta de los ojos frente al esfuerzo muscular excesivo durante largos periodos de tiempo.

Esclerosis múltiple, cuando se padece esta enfermedad neurodegenerativa es muy frecuente que se produzcan alteraciones en el nervio óptico, la mayoría de las veces en un solo ojo, que ocasionaría visión borrosa, pérdida de visión cromática o incluso ceguera.

Todo Óptica os aconseja poner atención a los problemas visuales que se presentan sin motivo aparente, ya que podrían ser un síntoma de alerta temprana para detectar otras patologías.

¡Últimos días para Disfrutar el Doble! ¡Llévate una gafa de sol gratis con la compra de tu gafa graduada!

Volver