Blog volver

| Por qué ahora hay que vigilar más la salud visual de los niños



Hace tiempo que distintos estudios han alertado de una auténtica epidemia de miopía entre la población escolar y los adultos. Entre otras causas, debido a que cada vez pasamos menos tiempo al aire libre y más conectados a distintos dispositivos y pantallas.

Las actuales circunstancias nos han obligado a todos a permanecer en casa y esto está afectando de una forma especial a los niños. Como no pueden jugar en el exterior, el uso de los distintos dispositivos ha sido una evasión para ellos, además, también han tenido que estar conectados para realizar las tareas escolares.

Todo esto ha hecho que la visión de lejos se haya visto alterada, lo que obstaculiza el alargamiento del globo ocular, favoreciendo la irrupción de la miopía y otras patologías como el astigmatismo.

Además, hay que tener en cuenta, que el aparato visual se está desarrollando hasta los 8 años, aproximadamente. Los niños necesitan unas 3 horas diarias bajo una luz intensa (10.000 lux), para tener los ojos sanos y evitar la miopía.

Durante estos días es prácticamente imposible separar a los niños de los dispositivos digitales, pero sí se pueden tomar medidas para protegerlos del exceso de la luz nociva que emiten, para que su salud visual no se vea afectada en los próximos años.

Algunas de estas medidas son:

> Limitar el tiempo que pasan frente a los distintos tipos de pantallas.

- Entre los 2 y 5 años, no deberían sobrepasar la hora diaria, aunque lo ideal serían 30 minutos.
- Entre los 5 y los 12 años el margen estaría entre los 60 a 90 minutos.
- A partir de los 12 años, no se deberían sobrepasar las 2 horas diarias.

> Desconexión temprana, la luz azul que emiten los dispositivos digitales, inhibe la producción de melatonina, la hormona del sueño. Para que no se vea alterada, es importante que no usen estos dispositivos antes de irse a dormir.

> Promover el descanso digital fomentando otro tipo de juegos, la lectura, o no usarlos durante las comidas.

> Es importante mantener una distancia mínima de 30 cm de las pantallas, manteniéndola por debajo de la línea de la mirada.

> Evitar deslumbramientos, para lo que es indispensable regular la intensidad del brillo de las pantallas y no utilizarlos a oscuras o en sitios con poca luz.

Existen lentes para proteger y relajar la vista frente a la luz que desprenden las pantallas. Essilor ha desarrollado Crizal Kids UV, diseñadas para aguantar el ritmo de los niños. Resisten los golpes, se mantienen limpias durante más tiempo y proporcionan la mejor protección UV posible.

En Todo Óptica os recomendamos que tengáis en cuenta estas medidas para prevenir futuras patologías en la visión de vuestros hijos.

Volver