Blog volver

| ¿Por qué debes usar lentes progresivas?


A partir de los 45-50 años, la mayoría de las personas empiezan a tener problemas en la vista debido al desgaste natural, que se produce con el envejecimiento del cristalino. Esto hace que sea difícil ver objetos a distintas distancias.

El primer problema visual relacionado con la edad, suele ser la presbicia, que es la dificultad para enfocar objetos cercanos. La solemos solucionar con unas gafas de lectura, que solucionan el campo visual más cercano, aunque esto no es suficiente. En algunos casos se opta por unas lentes bifocales, para enfocar de lejos y de cerca.
Por el contrario, las gafas progresivas te permiten una transición visual entre las distintas distancias, sin que suponga una interrupción, además de aportar una gran calidad avalada por años de estudios.

Las lentes progresivas unen tres zonas diferentes en un mismo cristal:

   • La parte superior permite ver objetos a distancia, por ejemplo, para conducir.

   • La parte central sirve para ver objetos a media distancia, por ejemplo un ordenador.

   • En la parte inferior se encuentra la de cerca, por ejemplo para leer.

Además, las lentes progresivas Transitions, están diseñadas para adaptarse a los cambios de luz del interior al exterior, dándonos la protección solar necesaria para nuestra salud visual.

Cuando se trata de productos relacionados con la salud, en Todo Óptica somos conscientes de la importancia de la calidad y por eso nos gusta realizar un trabajo personalizado, adaptando las lentes a las necesidades individuales.

Deja de cambiar de gafas de cerca, de lejos, de sol…y ven a por tus lentes progresivas, te asesoramos sin compromiso.

Volver