Blog volver

| ¿Por qué nos frotamos los ojos cuando estamos cansados?



En alguna ocasión hemos comentado que no deberíamos frotarnos nunca los ojos, aunque se nos haya metido cualquier partícula en el ojo. En estos casos hay que recurrir a los sueros fisiológicos o colirios ya que en las manos podemos tener una gran cantidad de bacterias que trasportamos hasta los ojos. Además, con este gesto podemos dañar la superficie y la curvatura de la córnea.

Generalmente nos frotamos los ojos cuando estamos cansados de estudiar, de estar frente a las pantallas o por falta de sueño. Este acto se relacionada con la sequedad ocular, ya que al frotarnos los ojos activamos las glándulas lacrimales que, al producir lágrimas, nos refrescan los ojos, nos calman, descongestionan y ayudan a que los mantengamos abiertos.

Otra razón, quizás la más curiosa por desconocida, es la relación que tienen los músculos extraoculares con el sistema cardiaco, directamente con nuestro corazón, llamado reflejo óculo, llamado también reflejo Aschner o Reflejo Aschner-Dagnini. Cuando nos frotamos la parte exterior del globo ocular se produce una ralentización del ritmo cardiaco que nos proporciona una sensación de descanso y relajación.

Con esto se demuestra una vez más la importancia de cuidar nuestra salud ocular y la conexión tan importante que esta tiene con las distintas funciones de nuestro cuerpo.

En Todo Óptica sabemos que es época de vacaciones, muchos utilizaréis vuestro coche para desplazaros, por eso queremos recordaros la importancia de una buena visión para la conducción y recomendaros una revisión ocular antes de comenzar vuestras vacaciones.

Además, podéis aprovechar nuestra oferta “Disfruta el Doble”, para renovar vuestras gafas ópticas y llevaros unas de sol de regalo.

Volver