Blog volver

| ¿Puede el estrés afectar nuestra visión?


Cuando pasamos por una gran crisis de estrés empezamos a notar molestias; los síntomas más comunes son: la irritación y el temblor ocular, pero también podemos tener pérdida temporal de la visión. Si los problemas son neurológicos, o una crisis hipertensiva los efectos son temporales y se presentan de forma súbita.

Temblor del ojo. Seguro que alguna vez has tenido un temblor incontrolable en el párpado, este tipo de efecto no tiene repercusiones visuales, debido a que no es el ojo el que tiembla, sino un pequeño músculo (músculo de Müller) que sirve para levantar los párpados. Este temblor está provocado por el sistema simpático, que se estimula en situaciones de estrés por la liberación de adrenalina. Es una molestia transitoria que no necesita tratamiento.

Inflamación de la mácula (maculopatía). La mácula es parte central de la retina que se encarga de recibir los detalles, colores, rasgos fisionómicos de las personas y permite actividades como la lectura.
Los síntomas son la visión borrosa y la pérdida ocasional de la visión.
La pérdida de visión, no es un síntoma que deba alarmar demasiado, ya que es pasajera; aún así, se debe consultar al oftalmólogo para que valore la situación y determine el tratamiento (generalmente suelen recomendar dormir más horas para recuperarse).

Amaurosis: se trata de la pérdida súbita de la visión por estar sometidos a un estrés permanente; ésta puede ser ocasional, pero también un signo de otro tipo de problemas y requiere consultar al oftalmólogo.

Desde Todo Óptica, te recomendamos cuidar tu salud visual con revisiones periódicas, tomarte descanso en las épocas de exámenes  y en el trabajo con el uso de aparatos electrónicos 


.

Volver