Blog volver

| Qué debemos saber para comprar una gafa de sol para la nieve?


En la nieve se refleja hasta un 85% de la luz, siendo hasta cuatro veces más que lo que refleja el mar. Además, aumenta un 10% por cada 1000 metros de altura.

Por lo tanto, si no utilizas unas gafas adecuadas y de calidad, puede provocarte queratitis solar, conocida coloquialmente como la ceguera de la nieve o del esquiador. Se trata de la pérdida provisional de la visión, producida por una inflamación de la córnea, con tan sólo dos horas de exposición a esa radiación ultravioleta.

A mayor tiempo de exposición, el efecto de la radiación ultravioleta se acumula, pudiendo provocar o acelerar la aparición de otro tipo de problemas oculares de mayor gravedad. Además, hay que tener especial cuidado con los ojos de los niños y los adolescentes.

Por ello, en Todo Óptica hemos recopilado una serie de consejos para que la elección de las gafas de la nieve os resulte más fácil y segura:

• La forma de elegir debe basarse en el uso y actividad para las que se adquieren, y no en criterios puramente estéticos.

• Se recomienda que la compra de la gafa esté supervisada por un especialista de la visión.

• La gafa debe tener filtro UV adecuado para la actividad que se vaya a realizar.

No te dejes engañar por el color de las lentes. Una gafa oscura no siempre tiene por qué presentar filtros UV adecuados.

Deben cubrir tanto de frente como lateralmente de los rayos, y estar perfectamente adaptada al rostro.

• Tiene que estar marcadas con el sello de la Comunidad Europea (CE), y la categoría de su filtro (en este caso el nivel de protección UV marcado debe ser de 4, debido a que es el más adecuado para luz extrema en la nieve).

• Además, deben filtrar al menos un 50% de la radiación infrarroja.

El material de fabricación debe ser resistente a los impactos.

En Todo Óptica, te ayudamos y aconsejamos en la mejor elección para proteger tus ojos.

Volver