Blog volver

| Qué define el color de nuestros ojos



La cantidad de melanina es la que determinará el color de los ojos. Este pigmento, presente en nuestro cuerpo, también determina el color de la piel, a mayor proporción de este pigmento, más oscura será la tonalidad.
Al nacer, nuestros ojos suelen ser claros, generalmente azules, y van cambiando a medida que la concentración de melanina aumenta, hasta los 3 años en los que ya tenemos nuestro color definitivo.

El color de los ojos, aunque tiene un fuerte componente genético, no es solo el resultado de mezclar el color de los ojos de los padres o abuelos. Cada padre aporta dos pares de genes en cada cromosoma, pero existen múltiples combinaciones, por lo que la herencia cromática no es tan sencilla. El cromatismo de los ojos es un rasgo poligénico, determinado por múltiples genes.

Por eso no es tan extraño que, de padres y abuelos con ojos oscuros durante generaciones, nazcan niños con los ojos claros.

El color más común es el marrón, se calcula que un 55% de la población tiene este color, seguido del azul, el gris y verde, del que se calcula que solo un 2% de la población tiene este color.

En la foto, se pueden observar las probabilidades de tener un color determinado de ojos, teniendo en cuenta solo el color de los ojos de los padres.





























También puede haber personas con un ojo de cada color, heterocromía, un rasgo bastante raro.

Aunque hay colores que llaman más la atención que otros, lo más importante es tener una buena salud visual. Si quieres cambiar el color de tus ojos, tienes la opción de recurrir a lentillas cosméticas.

Desde Todo Óptica te recomendamos que, ante cualquier cambio brusco de coloración en tus ojos, ya sea solo en uno o en ambos, acudas cuanto antes a tu oftalmólogo, ya que puede ser síntoma de algún tipo grave de patología.

Volver