Blog volver

| Qué es el punto ciego del ojo


La retina es el receptor de la luz y en ella podemos encontrar dos tipos de células fotorreceptoras, los conos y los bastoncillos. Los primeros son los responsables de que podamos distinguir los colores, están especializados en los 3 colores primarios y no funcionan durante la noche. Los bastoncillos se ocupan de la visión en blanco y negro, son capaces de detectar y reaccionar con poca luz, gracias a ellos podemos ver en la oscuridad.

La retina capta la luz, la transforma en información nerviosa y la envía al cerebro a través del nervio óptico, que es el punto de conexión. Justo en ese punto, la sensación de luminosidad es muy baja porque no hay células fotorreceptoras, por lo que no percibimos, ni vemos. ¿Qué ocurre entonces? Como el punto ciego de cada ojo está situado en un lugar diferente, al mirar con los dos ojos compensamos ese punto ciego. La información lumínica que no capta uno, la suple el otro, por eso no nos damos cuenta de que existe ese punto ciego, también llamado disco óptico, papila óptica o mancha ciega.

De hecho, para confirmar su existencia, os dejamos un dibujo para que lo podáis comprobar.





















> Tapamos el ojo izquierdo y centramos la vista en la cruz de la izquierda.

> Debemos acercarnos lentamente hacia el dibujo.

> Comprobaremos que el punto desaparece del campo de visión, en ese momento está situado en el punto ciego.

> Si seguimos acercándonos al dibujo, el punto vuelve a aparecer.

Esperamos que os haya parecido interesante el tema de hoy, siempre es bueno conocer un poca más de nuestra visión, uno de los sentidos más importantes.

Todo Óptica os recuerda que aún estáis a tiempo de disfrutar el doble, con nuestra promoción.
¡Consigue tus gafas de sol gratis con la compra de tus gafas graduadas!

Volver