Blog volver

| ¿Qué es un orzuelo y cómo se trata?


Un orzuelo es una infección de las glándulas sebáceas situadas en los párpados, cerca de las pestañas. Como consecuencia sale un pequeño bulto en el ojo de un color rojizo.

Hay dos tipos de orzuelos: el externo, es benigno y más frecuente, y el interno, que se desarrolla en las glándulas de Meibomio y es más grave. Generalmente, afecta a un único ojo y su evolución se produce a gran velocidad.

Entre los síntomas destacan la formación de una pequeña inflamación en el párpado de color amarillento en su parte central. Los párpados se hinchan, se tiene una sensación molesta, como si tuviésemos un cuerpo extraño en el interior del ojo. Otro de los síntomas es un excesivo lagrimeo y la presencia de legañas alrededor de los párpados.

Entre las causas más comunes de la aparición de los orzuelos se encuentra la infección de un tipo de bacterias que se alojan en la piel, los estafilococos. Por tanto, esta infección puede extenderse a los párpados debido a una falta de higiene.

Hay personas más propensas a tener orzuelos de manera periódica. Sin embargo, existen medidas preventivas y que aceleran su desaparición. Lo principal es extremar las medidas higiénicas.

En el caso de tener un orzuelo, las recomendaciones que debes seguir para su tratamiento son:

➡ Evitar tocar los ojos con las manos para que las bacterias no lleguen a los párpados y causen una infección mayor. Lavarse bien las manos varias veces al día ayuda a eliminar estas bacterias, pero no hay que irritar el ojo.  Los párpados deben permanecer limpios.

➡ Emplear compresas húmedas y calientes durante 10 minutos mínimo dos veces al día. Esto hará que disminuya la hinchazón del orzuelo

➡ No usar lentillas ni productos cosméticos, ya que los orzuelos son contagiosos. Además, podrían empeorar su condición o impedir su mejora.

➡ No se debe pinchar, frotar o tratar de extirpar en ningún momento. Se trata de un punto muy sensible y es necesario evitar que la infección se extienda a otras zonas oculares.

Los orzuelos se curan en cuestión de días. Sin embargo, si este problema persiste o se agrava, es necesario acudir a un profesional. El especialista lo evaluará y valorará si es necesario antibiótico o cualquier otro método de tratamiento. 

No debemos frotarnos los ojos porque así transportamos una gran cantidad de bacterias y esto incrementa el riesgo de sufrir una infección ocular como conjuntivitis o problemas de párpados como la blefaritis o el orzuelo.

Desde Todo Óptica te aconsejamos que lleves a cabo unas prácticas correctas de higiene para evitar su aparición. Si a pesar de ello se produce la infección, te recomendamos que acudas a tu oftalmólogo.

Volver