Blog volver

| Qué hacer si te entra algo en el ojo


¿Cuántas veces hemos sentido molestias en los ojos a causa de algún cuerpo extraño que no debería estar ahí?

“Se me ha metido algo en el ojo”, tiende a infravalorarse. Sin embargo, puede desembocar en un problema grave si no se trata de forma adecuada. El dolor, la irritación o el lagrimeo constante son síntomas de que no todo funciona como debería. ¿Qué debemos hacer en estos casos?

Lo más importante es no frotarse los ojos ni hacer presión sobre ellos ya que podría convertirse en una maniobra que consiga el efecto contrario al que buscamos. Se corre el riesgo de dañar la córnea o causar una infección. En el caso de que la persona tenga lentillas, debe quitárselas.

Si la molestia está provocada por elementos como polvo, arenilla o pestañas, en la mayoría de los casos, el ojo actúa por sí mismo y se libera de una manera natural de estos pequeños cuerpos mediante el parpadeo o las lágrimas. En el caso de que no sea así se deberá intentar extraer. Antes de realizar cualquier intervención, es imprescindible lavarse bien las manos para evitar así una infección.

Hay que saber dónde se encuentra el cuerpo que está causando la molestia. Frente a un espejo, mueve el ojo – con cuidado – en diferentes direcciones para encontrarlo. Si consideras que puedes extraerlo tú mismo, coge una gasa limpia y retíralo con suma suavidad. Puedes ayudarte de gotas o lágrimas artificiales. Limpia el ojo con un pequeño chorro de agua y deja que resbale hasta la zona más externa del ojo, retirando cualquier suciedad.

En el caso de que la lesión haya sido causada por un objeto puntiagudo, químico o persista en el ojo, se debe acudir inmediatamente a un profesional. Si se trata de un agente químico, hay que identificarlo, por lo que si es posible, se recomienda acudir al especialista con una muestra del mismo para así evaluar los daños que se pueden producir. 

Desde Todo Óptica te recordamos que los ojos son órganos muy delicados y precisan de un cuidado y atención especial.

Volver