Blog volver

| Relación entre la vista y el equilibrio



Nuestro sentido del equilibrio es primordial, sin él, no podríamos mantenernos de pie o caminar. Se desarrolla durante los primeros años de nuestra vida, por eso, los bebés son tan inestables cuando comienzan a andar, hasta que son capaces de mantener el equilibrio.

Con la edad, lo vamos perdiendo, a medida que cambia la información de lo que nos rodea dejamos de percibir algunos detalles necesarios para procesar los detalles y mantener el equilibrio.

El equilibrio y la audición están conectados entre sí, ya lo explicamos en un blog anterior, lo mismo ocurre con la vista y el sentido del equilibrio.

Los ojos tienen un papel fundamental para el mantenimiento del equilibrio, las terminaciones nerviosas de la retina, conos, bastones y células fotorreceptoras envían señales eléctricas a través del nervio óptico al cerebro y este se ocupa de interpretar estos impulsos, creando imágenes visuales.

Cada ojo recibe señales visuales prácticamente iguales, aunque no idénticas, de los objetos y espacio que nos rodea, y nos ayuda a percibir la profundidad, la distancia y el volumen, informaciones vitales para mantener el equilibrio.

Cuando alguno de estos sistemas falla, ya sea el sistema vestibular del oído interno o las señales visuales, es cuando podemos percibir mareos, malestar, pérdida de equilibrio, la sensación de movimiento constante y problemas a la hora de percibir y calcular los espacios.

Desde Todo Óptica os volvemos a recordar la importancia de cuidar vuestra salud visual, ya que como podéis comprobar, es un sentido que está íntimamente relacionado con muchos aspectos funcionales y fundamentales de nuestro organismo.

Volver