Blog volver

| Ruido blanco



El ruido blanco consiste en una señal de sonido que engloba todas las frecuencias. Todas ellas tienen la misma potencia y sonoridad, un sonido plano y constante en donde ninguna frecuencia es más alta que otra.

Puede ser el sonido de algunos de nuestros electrodomésticos como el aire acondicionado, la lavadora, el sonido de la radio o el televisor sin sintonizar, también el sonido de una cascada o una fuente.

Este ruido que se aprecia como un sonido ambiente y al que es muy fácil acostumbrarse por su sonoridad constante, tiene el efecto de tapar otros sonidos, por eso nos ayuda a relajarnos.

Hay que tener en cuenta que el oído es el único sentido que sigue funcionando cuando estamos dormidos. El ruido blanco sirve para bloquear otros sonidos cuyas frecuencias son alteradas y pueden estimular la corteza cerebral, evitando que nos despertemos con la interrupción de otros sonidos más fuertes como los de una obra o la circulación, que son desagradables para el oído. Según los expertos este tipo de sonidos no solo nos ayudan a relajarnos y conciliar el sueño, sino que aumentan nuestro grado de atención y mejoran nuestra concentración.

Una de las recomendaciones más usuales para dormir a los bebés es exponerlos a una fuente de sonido blanco.

Las nuevas tecnologías nos han aportado una lista de apps con sonido blanco, también Spotify o YouTube, cuentan con una lista de reproducción de sonidos blancos.


 
Como con casi todas las cosas, tampoco conviene abusar de este tipo de sonidos, no es recomendable usarlo todas las noches, ya que hará que las células ciliadas, las encargadas de captar el sonido, se mantengan constantemente activas.

En Todo Óptica de la calle Labradores nos encargamos de cuidar de tu salud auditiva, ante cualquier problema no dudes en visitarnos. Recuerda que es aconsejable hacerse una revisión auditiva, por lo menos una vez al año.

Volver