Blog volver

| ¿Se puede oír con los ojos? Sinestesia


La sinestesia es una facultad poco común, que consiste en experimentar sensaciones de una modalidad sensorial particular, a partir de estímulos de otra modalidad distinta.

Aunque hasta hace pocos años se consideraba una enfermedad mental o disponer de una imaginación muy desarrollada, los estudios recientes han determinado que es una condición neurológica real, pero no una enfermedad.

Una persona con esta facultad puede mezclar su vista con el sonido, o el tacto con los sabores. Por ejemplo, cuando ve una luz roja "oye" un sonido que lo relaciona a esos colores.

Hoy en día se conocen diferentes tipos de sinestesia, aunque probablemente existan muchas más que se descubrirán según avance el estudio de esta facultad. Los más comunes son:

Asignar colores a letras o números.

Asignar sonidos a un determinado color.

Personificación ordinal-lingüística: se asocian secuencias ordenadas con diferentes personalidades (formas, objetos…)

La información sobre esta capacidad aún es escasa, y su origen no ha conseguido determinarse todavía.

Algunos neurólogos como V.S. Ramachandran y E.M. Hubbard, establecieron que la sinestesia podría deberse a un exceso de conexiones neuronales en el cerebro.

Se cree que es debido a una herencia genética, produciéndose durante el desarrollo fetal, o darse como consecuencia del uso de drogas como el LSD, hongos u otras sustancias psicodélicas.

También se presenta en autistas y en personas que padecen algún tipo de epilepsia. Durante un episodio de depresión, los sinestésicos, experimentan estas sensaciones con mayor intensidad.

Hay mucha gente que se ha preguntado si las personas sinestésicas tienen ventajas o desventajas a la hora de aprender y recordad cosas, ya que son capaces de codificar la información de una forma distinta al resto.

En cierta forma, sí tienen más facilidad para recordar información pasada, gracias a que potencian esas conexiones cerebrales que en otras personas están esperando a ser reactivadas.

Pero también puede causar algún problema. Por ejemplo, en el tipo de sinestesia más común que hemos mencionado antes (asignación de colores a letras), concentrarse en una lectura puede resultar complicado.

Desde Todo Óptica queremos seguir  compartiendo curiosidades sobre la vista y recordarte que es un mecanismo muy complejo al que debemos prestar una atención adecuada.





Volver