Blog volver

| Tabaco y visión



Cuando fumamos introducimos en nuestro organismo sustancias tóxicas que el sistema circulatorio corriente reparte por nuestro cuerpo, incluidos los ojos, afectando a su riego sanguíneo y a su sistema vascular.

Fumar acelera el proceso de envejecimiento celular incidiendo especialmente en las distintas patologías relacionadas con el inevitable paso del tiempo, como:

▶  Degeneración macular asociada a la edad (DMAE) Enfermedad degenerativa que destruye poco a poco las células de la mácula, la parte central de la retina, en la que influyen la edad y la genética. El consumo de tabaco incrementa 5 veces el riesgo de padecerla. Es la principal causa de ceguera de los mayores de 50 años en los países desarrollados.

▶ Las cataratas. Esta enfermedad, también asociada a la edad, se produce cuando el cristalino, lente natural del ojo que permite enfocar los objetos próximos y lejanos, pierde su transparencia. Las imágenes se ven nubladas y perdemos agudeza visual.

El tabaco, mediante un proceso de oxidación, hace que las sustancias que desprende se acumulen en dicha lente, afectando a sus células. Por ello, esta enfermedad es más frecuente en los fumadores.

El glaucoma. Es el desequilibrio en el sistema de drenaje del ojo. Cuando el humor acuoso no drena bien, se produce un aumento en la tensión del nervio óptico. El tabaco afecta al mecanismo de drenaje, colaborando en el aumento de la presión intraocular y en un mayor riesgo de padecer esta patología.

▶ Retinopatía diabética. Se produce cuando los vasos sanguíneos de la retina de deterioran. Aunque es producto de la diabetes, está demostrado que el tabaquismo afecta directamente a la circulación de los vasos en la retina. Además de ser un factor de riesgo, dificulta el tratamiento.

Síndrome del ojo seco.  Ocasionado por una mala lubricación de los ojos que afecta a la película lagrimal, los párpados, la córnea y la conjuntiva, toda la superficie ocular. El consumo de tabaco empeora los síntomas.

En resumen, además de restar años a su vida, el fumador puede ver su visión afectada, hasta cinco años antes que un no fumador.

Ven a Todo Óptica para revisar tu visión, cuida de tu salud visual.

Volver