Blog volver

| Usar gafas no debilita la vista



Uno de los falsos mitos que existen en torno a la vista o la salud visual es que el uso de gafas debilita la vista, y que, debido a su uso, cada vez las necesitarás más, seguro que lo has oído alguna vez.

Aunque cada vez es más frecuente que las gafas graduadas sean un aliado para complementar nuestro look, y que incluso hay gente que las lleva sin graduar, todavía hay personas que, aunque las necesiten para corregir algún defecto visual, se resisten a usarlas por distintos motivos.

Unas porque les resultan incómodas o simplemente no se ven bien con ellas y otras porque tienen la equivocada convicción de que una vez que empiezas a usarlas, te vuelves dependiente y cada vez las necesitarás con más frecuencia.

No existe ninguna evidencia científica que avale que el uso de gafas afecte la vista.

Entre los problemas visuales más frecuentes están la miopía, dificultad para ver de lejos y la hipermetropía, la dificultad de enfocar y ver de cerca.

La hipermetropía suele ser un problema relacionado con la edad, a medida que vamos cumpliendo años el cristalino se va endureciendo, lo que hace que sea más difícil que se ajuste a diferentes distancias.

Empezamos a tener dificultad para leer, sobre todo con poca luz, alrededor de los 40 o 50 años. Al acudir al especialista nos revisará la visión y nos prescribirá unas gafas con determinada graduación, pero con el paso del tiempo necesitaremos revisarlas y seguro que la graduación ha aumentado algo. La respuesta, no es que nos hayamos vuelto adictos a ellas, sino que el cristalino ha seguido deteriorándose con la edad.

Los problemas derivados de no usar gafas cuando las necesitas son variados. Si padeces miopía y no usas gafas, es posible que la miopía avance más rápido y cada vez veas peor.

Si el problema es la visión de cerca, hipermetropía, y no usas gafas para corregirla, tendrás que forzar más la visión. Esto puede ocasionar fatiga visual y dolores de cabeza, inseguridad por el riesgo de caídas, peor rendimiento en el trabajo y dificultad a la hora de conducir, ya que el 90% de la habilidad al volante, se la debemos a una buena visión.

En Todo Óptica te recomendamos que, ante cualquier alteración de la vista, acudas a hacerte una revisión. Si te prescriben gafas graduadas, no dejes de usarlas, no está demostrado que empeoren tu visión y sí hay evidencias de que mejoran tu calidad de vida.

Volver