Blog volver

| Vista de Lince

Normalmente se dice de alguien que tiene una prodigiosa agudeza visual, capaz de distinguir a grandes distancias los detalles más pequeños. Esta expresión tan frecuente no se refiere al felino, que es cierto que tiene una gran agudeza visual  y unos ojos que parecen traspasarte.

Pues no, este error histórico ayudado por un defecto en la transcripción del nombre, ha perdurado en el tiempo y ha terminado unido al felino.

La expresión viene de un héroe de la mitología griega, Linceo hijo del rey Alfareo, del que se decía que desde una atalaya de Libia podía ver zarpar los barcos anclados en Cartago a unos 240 km. y que era capaz de atravesar con su mirada todo tipo de objetos.

Linceo formó parte de la expedición de los Argonautas, que al mando de Jasón,  partieron en busca del vellocino de oro. Linceo además hacía labores de vigía dada su capacidad visual.

Es obvio que a estas alturas no vamos a cambiar el nombre y seguiremos diciendo “tener vista de lince”. Esperamos que os haya gustado esta curiosidad.

En Todo Óptica, cuidamos tu visión con las mejores técnicas y adelantos. Para que veas casi también como Linceo.

Volver