Blog volver

| Cómo limpiar y cuidar las gafas de sol



Las lentes de las gafas de sol están especialmente fabricadas para que tus ojos estén protegidos durante todo el día de los rayos UV, estos pueden ocasionar daños en la retina e incluso la gradual pérdida de visión, si no están debidamente protegidos.

Para empezar, hay que tener muy en cuenta la recomendación del Colegio de Ópticos/Optometristas de Castilla y León: Las lentes deben tener filtros especiales, estar homologadas y adquirirse en establecimientos sanitarios donde los profesionales garanticen el modelo más adecuado. Y alertan que es “peor llevar unas gafas de sol de mala calidad que no llevar nada”.

Sobre esta base vamos a comentar cómo cuidar y limpiar correctamente tus gafas de sol, ya que se manchan al igual que las ópticas, de esta limpieza depende que tu mirada sea clara y sana, y no tener que forzarla.

Mantener las lentes de tus gafas limpias es vital si quieres prolongar su vida útil, ya que la suciedad del medio ambiente o del uso, puede dañar los cristales, desgastándolos, produciendo rayaduras e incluso micro roturas.
Para la limpieza de tus gafas de sol existen distintos métodos:

Toallitas húmedas específicas para la limpieza de las gafas que puedes encontrar en las ópticas, muy cómodas, ya que el producto se seca rápidamente.

Agua y jabón neutro, el método más clásico. Se ponen bajo el grifo y con un jabón sin químicos, para no dañar las lentes, se limpian con la ayuda de las yemas de los dedos y se secan bien con una gamuza, haciendo hincapié en las partes metálicas, evitando que se puedan oxidar.

Spray limpiacristales, su funcionamiento es parecido a las toallitas, lo único que debes hacer es secar los cristales con una gamuza.

No limpies nunca los cristales de tus gafas con servilletas o pañuelos de papel, porque aunque parezcan suaves, pueden producir rayaduras.

Tampoco uses tu propio vaho, ya que las bacterias que contiene nuestra boca pueden contribuir a que haya más suciedad.

Si la limpieza de las lentes es importante, también hay que prestar atención a la limpieza de la montura, también se mancha por las marcas de los dedos y el contacto con la grasa facial, sobre todo en la parte en contacto con las orejas y la frente.

Pon las gafas debajo del grifo, una vez humedecidas y con la ayuda de un jabón neutro, frota toda la montura, sujetándolas por el lateral. Aclara bien para retirar todos los restos de jabón, puedes aprovechar para limpiar las lentes, y seca bien con la misma gamuza con la que limpias las lentes.

Todo Óptica te aconseja que, aparte del agua y el jabón, uses productos específicos para la limpieza de gafas, estarán perfectas y alargarás su vida útil.

Volver